Ahora que posee 18 millones de usuarios, cifra que sigue en aumento, Google+ debe evolucionar rápidamente para optimizar la experiencia de los usuarios y ofrecer más cosas para hacer. Parece que Google tuvo en cuenta esto, porque fue confirmada la adquisición de Fridge, un servicio para crear grupos. Justamente, algo que hoy en día le falta a la flamante red social.

Para quienes no lo conocen, este sitio permite crear grupos con pocos clics, los cuales se pueden acceder a través del correo electrónico, móviles o la web. Está pensado para el uso personal y el corporativo, ofreciendo la posibilidad de publicar encuestas, eventos y recordatorios, además de elementos más tradicionales como fotos o vídeos.

Como suele ocurrir en estos casos, Google cerrará la herramienta e incorporará el equipo a su propio grupo de trabajo. De hecho, ya no es posible añadir contenidos, aunque sí se permite descargar todo el material almacenado, antes de la fecha límite del 20 de agosto. Cumplido ese plazo, toda la información será eliminada.

Con esta compra, la gran G suma nuevas herramientas para competir con Facebook: la compañía de Mark Zuckerberg relanzó el apartado de grupos durante los últimos meses del año pasado, añadiéndole características de colaboración. Si repasan las funcionalidades de ambas propuestas, encontrarán varios puntos en común.

Además, esto le permite renovar otros servicios, como parte de esta estrategia que busca añadir una capa social a todos los productos de Google. Por ejemplo, se me ocurren los Eventos (de Calendar), los formularios y encuestas (de Docs) y hasta el mismísimo Google Groups. Habrá que ver si el resultado termina siendo atractivo para los miembros.