Después de conocer la semana pasada que Anonymous se había hecho con un 1GB de material procedente de la OTAN, en el día de ayer trascendió una nueva acción del colectivo hacktivista. Trascendió ayer pero, realmente, la acción se llevó a cabo el viernes cuando la facción austríaca, conocida como AustrAnon, accedió a los sistemas del organismo que gestiona la televisión pública del país y se llevaron los datos de 96.000 ciudadanos austriacos.

Curiosamente, en Austria, la TV pública se sufraga con aportaciones de los ciudadanos, por eso existe un organismo que centraliza todos estos cobros. Con esta acción, Anonymous habría tenido acceso a 214.000 formularios de los que 96.000 contendrían datos bancarios de los usuarios.

Hemos comenzado a informar a todos nuestros clientes de manera personalizada y les estamos aconsejando que vigilen de cerca todos sus movimientos bancarios

Pero la actuación más llamativa ha tenido lugar en Italia, donde un grupo ha asaltado los sistemas del grupo de cibercrimen de la policía italiana y se ha llevado 8 GB de información que han sido entregados a Anonymous. En este caso el colectivo, simplemente, ha sido receptor de la información (algo que han confirmado, indicando que les llegó procedente de una fuente anónima). Este ataque, dirigido contra el Centro Nacional de Computación contra el Crimen para la Protección de Infraestructuras Críticas (CNAIPIC), ha generado un botín de guerra en el que hay documentación de oficinas gubernamentales, datos del departamento de agricultura de Estados Unidos o de compañías privadas como Gazprom o Exxon Mobil.

Como muestra, tanto el índice como el contenido de algunos de los documentos se han filtrado y están accesibles para todo aquel que quiera comprobarlo.

Por ahora, la policía italiana he declinado hacer cualquier tipo de comentario sobre el incidente.