Comienzan los detalles y las desilusiones con un producto que parecía estar mejor enfocado y mostrando un cambia en la manera de pensar de Sony. Nada por aquí ni por allá, PS Vita no tendrá la posibilidad de exportar el vídeo a una pantalla en al ta definición, ni mucho menos la posibilidad de cambiar la batería por nuestras propias manos.

En las preguntas frecuentes de Sony nos han aclarado estas dudas (que ya eran un secreto a voces cuando aún llamábamos a la consola Sony Next NGP) de que no integrará ningún tipo de salida HDMI. Aclaratoria que se hace luego de que se vieran en fotos tomadas durante la E3 un cable bastante similar y conectado a la pantalla 3D de PlayStation.

Por otro lado, también se aclara que no se podrá desmontar la batería de PS Vita debido a que ésta viene integrada en el propio hardware paralela al touchpad trasero de la consola y, de cambiar sin tener conocimiento, le podríamos quitar la funcionalidad. Claro, no pasará mucho tiempo para que iFixit nos demuestre cómo hacer en caso de que necesitemos cambiar y no tengamos soporte técnico de Sony cerca y poco nos importe perder la garantía.

PS Vita llegará en navidad y tendrá disponibilidad tanto para modelo Wi-Fi (US$249) como para Wi-Fi+3G que, al parecer estará sólo en exclusiva con AT&T por US$299.