Increíble, no hay otra palabra. Final Cut Pro X ya tuvo un adelanto hace varios meses donde tuvo una buena recepción a grandes rasgos, pero tras su lanzamiento el otro día, ríos de tinta han corrido con respecto al mismo. ¿Por qué motivo? Sencillo. Final Cut Pro X no es una nueva versión del software de edición de vídeo profesional de Apple: es un programa completamente nuevo.

La edición con este programa representa la obligación de un reaprendizaje, asimilación de nuevos conceptos y un nuevo modus operandi a la hora de realizar cualquier trabajo. El flujo es (a mi juicio) mucho más eficiente que con el anterior programa, pero requiere aprender nuevamente a editar vídeo. Por lo tanto, ha habido opiniones de todo tipo: desde los que clasifican al nuevo programa como una auténtica maravilla y un salto en la evolución como solo Apple es capaz de hacer, hasta los que piensan que Apple ha dejado de lado a los profesionales y ha hecho un iMovie Pro que solo sirve para montar los vídeos familiares, pero con muchas más opciones prefabricadas.

En opiniones negativas, recogidas por un interesante artículo del The New York Times se habla desde que es el peor lanzamiento jamás hecho por Apple en la historia, hasta gente que opina que Apple no tiene absolutamente ni idea de lo que necesitan los profesionales, dejando un montón de funcionalidades de alto nivel fuera del nuevo lanzamiento.

Mis conclusiones personales es que Final Cut Pro X es mejor, muchísimo mejor que Final Cut Pro en su versión anterior. Reconozco el poder del programa de Apple en su anterior versión, pero este nuevo me parece muchísimo más práctico, más intuitivo, más rápido y con un flujo de trabajo excelente. En mi perfil, puedo clasificarme como un editor semi-profesional, ya que no me dedico en exclusiva de manera profesional a ello (por ahora) pero sí hago trabajos profesionales de edición para eventos, galas, cortometrajes, etc. Y a mi me gusta, y mucho.

Pero hay una cosa clara, y es que no todo el mundo es capaz de asimilar un nuevo flujo y una nueva distribución donde para saber cómo funciona hay que buscar y echarle paciencia para saber manejar este nuevo programa (insisto, es un nuevo programa, no una nueva versión).

Siguiendo lo comentado en el mencionado artículo del The New York Times, os traigo algunas preguntas y respuestas sobre los cambios de este nuevo Final Cut Pro X, en base a una serie de consultas que el editor realizó a los ingenieros de Apple encargados de este nuevo desarrollo.

Según comentan, las «funcionalidades perdidas» se clasifican en tres categorías: funcionalidades que están presentes en la aplicación pero han cambiado su ubicación o forma de invocarlas, funcionalidades no presentes que Apple intenta ahora mismo recuperar en un futuro próximo y las que requieren un plug-in bien de terceros o bien de la propia Apple.

Estos son los puntos que comentan en el artículo que resuelven algunas dudas concretas:

  • PROBLEMA: No hay edición multicámara. Antes se podía importar diferentes ángulos de cámara de un evento (como un concierto) y cambiar entre ellas para facilitar la edición. RESPUESTA: Apple está trabajando en una actualización que permita volver a tener esa funcionalidad, en algo que se llamará «prioridad más alta». Mientras, la edición multicámara puede hacerse arrastrando dos clips a la línea de tiempo y seleccionando *Clip -> Sincronizar». Esto comparará las pistas de audio y sincronizará los clips. Luego, siempre tendremos la pista de vídeo superior, hasta que cortemos donde queramos y pulsando «V» deshabilitemos dicha pista dando paso en la edición a la inmediatamente inferior.

  • PROBLEMA: No se puede compartir los proyectos con otros editores. RESPUESTA: Se puede, compartiendo la fuente de los ficheros, con lo que se comparte proyecto, ficheros o todo. En la librería del Proyecto pulsando en «Modificar referencias de eventos» se sincronizan y cargan los cambios. Pueden enlazarse todos los ficheros aunque cada uno tenga su copia en local o trabajar a la vez con los mismos ficheros.

  • PROBLEMA: No se pueden organizar los ficheros libremente. No hay forma de personalizar la organización en los medios del proyecto. RESPUESTA: Puedes personalizar libremente la organización, entendiendo cómo funciona el nuevo sistema de palabras claves. Arrastrar un clip a una carpeta, esencialmente añade una nueva palabra clave a este.

  • PROBLEMA: No se puede especificar la ubicación de los ficheros a importar. RESPUESTA: Se puede desmarcando la opción «Copiar ficheros en la carpeta de eventos de Final Cut». De esta forma, podrás elegir carpeta de destino, tanto local como en red o discos externos.

  • PROBLEMA: No se puede reconectar un fichero en offline cuando no se encuentra. RESPUESTA: Apple ha eliminado esta característica que siempre ha provocado problemas. Si un medio externo no está presente, cuando lo esté, el proyecto reconecta y reconocerá los ficheros para volver a unirlos automáticamente, incluso si han cambiado de disco o de ubicación dentro del mismo. Esta reconexión es automática y evita los clásicos errores de elegir el fichero equivocado.

  • PROBLEMA: No se pueden asignar pistas de audio. Muchos editores usaban diferentes pistas para diferente contenido y luego se enviaban a ProTools para la edición o modificación pertinente en dichas pistas. RESPUESTA: Apple trabaja en restaurar esta funcionalidad a Final Cut Pro X. Mientras se puede usar el plug-in Duck Pro Export 5.0 para crear y gestionar estas pistas automáticamente cuando se exporten a ProTools.

  • PROBLEMA: No se puede fijar una resolución, o los fotogramas por segundo de manera personalizada. RESPUESTA: Cuando se crea el proyecto, pueden fijarse cualquier de estos tamaños y si se ha comprado Compressor, se pueden cambiar posteriormente tras toda la edición.

  • PROBLEMA: No existe soporte para cámaras digitales RED. RESPUESTA: Apple trabaja en estos momentos con RED para proveer de los mejores drivers posibles para este tipo de cámara digitales. Mientras, puedes configurar la cámara RED para que grabe y capture en Quicktime, lo cual sí es compatible. También puede usarse la herramienta gratuita de RED que permite convertir su formato en Apple ProRes que es mucho más rápido y eficiente en Final Cut Pro X que el formato de RED.

  • PROBLEMA: No hay soporte para los ficheros P2 de cámaras profesionales Panasonic. RESPUESTA: Sí hay soporte y trabaja perfectamente. Hay que usar la opción importar desde cámara y no importar fichero, con la tarjeta introducida en el equipo.

  • PROBLEMA: No hay posibilidad de parar o eliminar la función de autoguardado. Final Cut Pro X va autoguardando el proyecto mientras trabajas, mientras que los editores pueden querer tener diferentes versiones de sus proyectos para poder trabajar. RESPUESTA: Se puede duplicar un proyecto en el momento que quieras, consiguiendo con ello crear una versión consistente sin nuevos cambios. Solo hay que ir a Fichero -> Duplicar Proyecto.

  • PROBLEMA: No se pueden especificar los discos de trabajo. Antes podías indicar un disco para ficheros de render, otro para proyecto, etc. Era mucho más práctico y versátil a la hora de dividir el almacenamiento. RESPUESTA: Los ficheros de render están guardados en el mismo disco que el proyecto y no pueden separarse. Puedes seguir grabando la información donde quieras, teniendo que presente que será el lugar donde ubiques el proyecto.

  • PROBLEMA: No hay salida para cinta. Se entiende que la desaparición de las mismas ha hecho que Final Cut Pro X no soporte estas salida de material. RESPUESTA: Pueden comprarse programas de control de cintas como AJA VTR Exchange o Black Magic Media Express, que permiten pasar los resultados finales a cinta sin problema. Quiero notar como apunte personal, que estamos hablando solo de salida de grabación a cinta. La importación desde las mismas sigue siendo soportada sin problemas tanto en dispositivos DV como HDV.

  • PROBLEMA: No pueden exportarse ficheros EDL. Es un formato de más de 30 años que permite mover proyectos entre ordenadores para poder continuar el trabajo. RESPUESTA: No hay solución planificada. Sabemos que mucha gente sigue trabajando con este formato, pero Apple considera que es un formato muy antiguo y que hay formatos mejores para trabajar, llegando este al desuso.

  • PROBLEMA: No se pueden exportar ficheros AAF o OMF. Estos formatos son los sucesores del EDL y permiten exportar los contenidos a otros programas más sofisticados como Avid, Quantel o ProTools. RESPUESTA: Automatic DuckPro Export 5.0 añade exportación AAF y OMF a Final Cut Pro X. Habrá más compañías que saquen sus propios plugins para exportación (incluido el propio EDL) en el momento en que Apple publique sus guías de programación XML (API).

  • PROBLEMA: No se puede conectar a un monitor externo. Sí se puede trabajar con un monitor secundario del mismo ordenador, pero no soportan monitores de TV de los que usan los profesionales para conseguir mayor fidelidad de color. RESPUESTA: Como sucedía anteriormente, se necesita un Mac Pro con una tarjeta con salida de vídeo para conectar a un monitor de TV externo. Apple está trabajando con Ajax y Black Magic, en drivers que soporten Final Cut Pro X.

  • PROBLEMA: No se pueden cambiar los valores de exportación en Quicktime, teniendo un control total de esquemas de compresión, tamaño, fotogramas por segundo, etc. RESPUESTA: El programa Compression se encarga de esto e instala los perfiles indicados en Final Cut Pro X, por lo que debe comprarse aparte.

  • PROBLEMA: No se importan los antiguos ficheros de Final Cut. RESPUESTA: Efectivamente. Cuando instalas el nuevo Final Cut Pro, el antiguo queda intacto y puede seguir usándose, pero no hay forma de trabajar de ninguna manera en la nueva versión con los proyectos de la antigua.

Queda claro pues que, a pesar del lanzamiento, la aplicación aun necesita madurar más. Para muchos profesionales será más que suficiente y cumplirá a la perfección, pero otros preferirán seguir en la comodidad de la antigua versión. Final Cut Pro X es una evolución muy importante, pero como tal necesita de un reaprendizaje, de un rodaje… por lo tanto para aquellos a quien esta nueva versión no les de lo que necesitan tendrán que seguir con la antigua y esperar.

A mi, personalmente, me da mucho más de lo que buscaba pues para mi, Final Cut Pro era deficitaria de muchas cosas que para mi son muy importantes. Algo tan simple y tan sencillo como arrastrar un archivo AAC o MP3 a la línea de audio y que simplemente se oiga, no podía hacerse en la antigua versión. De igual forma, era demasiado estricto en los formatos y su interfaz a mi entender era tosca, antigua y menos fluida. Esa era mi apreciación. Me parecía y me sigue pareciendo un gran programa, pero necesitaba una reinvención como la que se ha realizado ahora.