Pasaron menos de tres meses desde su último lanzamiento y Opera ya lanzó una nueva actualización de su navegador, cuyas versiones de prueba fueron publicadas bajo el nuevo canal de desarrollo Next. La versión 11.50, que acaba de hacer su debut, incluye cambios en la interfaz, más funcionalidades para el acceso rápido y la expansión de Opera Link.

Como habrán notado, el aspecto visual sufrió modificaciones, que son fruto del proyecto Featherweight. Con la idea de lograr un browser más minimalista, se ajustó el tamaño y espaciado de todos los elementos, se quitaron los bordes de los botones y los íconos son monocromáticos y más sencillos. Esto es muy positivo para quienes utilizan extensiones, porque hay más espacio para sus respectivos botones en la barra de herramientas.

El Acceso Rápido, todo un clásico en este navegador, ahora permite utilizar extensiones. De esta manera, además de las habituales miniaturas de páginas web, también es posible contar con widgets dinámicos. Por ejemplo, la extensión de Read It Later nos recomienda un ítem de la lista de lectura, mientras que The Hype Machine muestra constantemente las canciones más populares de su servicio.

Por otra parte, Opera Link admite la sincronización de contraseñas entre las versiones de escritorio de Opera. Si ya lo utilizaban anteriormente, es muy probable que una ventana los invite a cambiar las credenciales del servicio, para aumentar la seguridad de todas las operaciones.

Y si vamos tras bambalinas, descubriremos que hay mejoras a la hora de mostrar los gráficos en SVG y las hojas de estilo en cascada, mejorando también el rendimiento general de la aplicación. De todas maneras, en ocasiones todavía aumenta considerablemente el consumo de memoria, como nos indicaron varios lectores en los comentarios del blog.

Tanto si usan el canal normal de distribución como el Next, recibirán la actualización automática. Caso contrario, pueden descargarlo manualmente desde su sitio oficial.