Hacer check-in en Foursquare, enviar un tweet con una foto de lo que estamos haciendo o con quiénes estamos o actualizar nuestro estado en Facebook son acciones que, a día de hoy, son de lo más habitual y que muchos solemos hacer. Estamos publicando en la redes sociales información de índole personal y, lógicamente, debemos ser cuidadosos con lo que publicamos, algo en lo que también está de acuerdo el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Los mandos militares británicos han lanzado una campaña en YouTube para concienciar a sus tropas sobre la importancia de no revelar en la red datos que podrían comprometer sus trabajos, sus misiones o a sus familias.

Acuñando la frase de «un descuido puede costar vidas» que se popularizó en la propaganda de la Segunda Guerra Mundial, el Ministerio de Defensa ha lanzado una campaña con dos vídeos que ha subido a YouTube y ha publicado un sitio web con pautas, recomendaciones y material multimedia para que los hombres y mujeres de las fuerzas armadas británicas aprendan a utilizar Foursquare, Facebook o Twitter sin comprometer su trabajo y que, además, sus familiares aprendan a usarlos sin comprometerles. Las redes sociales son un micrófono abierto y, como tal, cualquiera puede estar escuchando, incluyendo a los «enemigos» del Reino Unido.

Estas recomendaciones, en realidad, no son nuevas y, por ejemplo, Estados Unidos publicó las suyas hace algún tiempo en forma de manual, sin embargo, la campaña británica va mucho más allá y extiende las pautas al círculo cercano a sus soldados y abarca todo tipo de formatos (vídeos, cuñas publicitarias, banners y pósters). Según la web de la campaña:

Las redes sociales son lugares ideales para mantener el contacto con la familia y amigos y para contarle al mundo que estamos haciendo. […] Debes estar atento a la información que circula en la red sobre ti. No únicamente la que tú publicas sino la que otras personas u organizaciones han publicado. […] Confeccionar una foto de cómo es una persona es una tarea simple, tan sólo hay que unir la información que hay dispersa por la red: comentarios en redes sociales, imágenes, etc. Además, el mero hecho de subir una imagen puede poner en riesgo a la gente que sale con nosotros en la foto.

¿Tiene sentido esta campaña informativa? La prevención es una muy buena estrategia de defensa y, en estos asuntos, la contención de la información es algo vital. Me parece muy acertado adoptar una política de prevención basada en la formación de los usuarios que, directamente, censurar su uso, si bien, llevar esto al extremo puede acabar generando cierta paranoia.