Me encuentro frente a un desafío: tratar de transmitirles mi experiencia con Mac OS X Lion, no sólo desde la descripción de su interfaz de usuario, sus herramientas y sus prestaciones, sino también desde el relato de las emociones que ha despertado en mi. Como bien sabrán, Lion aún no ha sido puesto a la venta. Para la siguiente reseña de AppleWeblog Labs, me he armado de la reciente Developer Preview 4, para mi sorpresa una versión cuya instalación fue sumamente amigable y que, hasta ahora, ha presentado una estabilidad notable.

De acuerdo con la keynote en la WWDC 2011, Lion ofrece más de 250 nuevas características. A continuación podrán encontrar un recorrido de los cambios más destacable y de los detalles más sobresalientes del próximo lanzamiento de Apple.

Los Cuatro Pilares de OS X Lion

LaunchPad

Fue una de las primeras cosas, uno de los primeros íconos que llamó mi atención al iniciar Mac OS X Lion. Al hacerle click por primera vez, la pantalla tardó alrededor de un minuto en mostrar todas mis aplicaciones y a partir de ese momento su funcionamiento fue fluido y veloz.

Me encanta y me resulta sumamente práctico para acceder rápidamente a mis aplicaciones. Al igual que en iOS, al hacer click y mantener los íconos comenzarán a temblar, permitiendo su acomodamiento en los diferentes espacios, así como también al arrastrar uno sobre otro podremos crear grupos y nombrarlos a gusto. Además, con la implementación de los gestos multi-táctiles, es posible acceder instantáneamente a LaunchPad haciendo pinch con tres dedos y el pulgar, y moverse por los distintos espacios de aplicaciones haciendo swipe hacia los costados con dos dedos. Cabe mencionar que las aplicaciones descargadas de la App Store serán automáticamente agregadas a LaunchPad, y desde este también podremos arrastrar nuestros programas favoritos al dock.

Como mencioné, esta es una de mis características favoritas. En las versiones anteriores de OS X recurría a aplicaciones como Spotlight, QuickSilver, o a las Stacks para poder acceder a determinadas colecciones de aplicaciones o a programas específicos. A partir de OS X Lion todas estos caminos quedarán en el pasado gracias a LaunchPad, al menos así será en mi modo de trabajo.

Mission Control

Jamás me acostumbré a usar los Spaces en Leopard y Snow Leopard. La superficie desgastada de la hand rest de mi MacBook Pro es prueba viva de una mano que se posó estrategicamente por horas para poder tener acceso a la tecla de Exposé. En otras palabras, mi workflow siempre estuvo basado en el rápido movimiento entre ventanas gracias a Exposé, por lo que Misson Control se siente familiar y extraño a la vez.

Al apretar la tecla de Exposé o al hacer swipe con tres dedos hacia arriba, entraremos en Mission Control. A simple vista es igual que Exposé: tendremos un pantallazo de todas las ventanas abiertas, sin embargo, estarán agrupadas por aplicación. Al posar el puntero sobre algún grupo y al hacer swipe con dos dedos hacia arriba, ese grupo se desplegará, permitiendo la selección de una ventana en particular. Intuitivamente, al hacer swipe con dos dedos hacia abajo, las ventanas de esa aplicación se agruparán nuevamente, dejando de ser el foco de atención. Cabe mencionar que el gesto multi-tactil de barrido con dos dedos también funciona sobre ventanas no agrupadas, es decir sobre aplicaciones individuales. La única diferencia es que no habrá nada que desagrupar, sólo se acercará la ventana para poder ver mejor su contenido.

Por otro lado, otro gran acierto de Mission Control es su manejo de los espacios. En su parte superior podremos ver todos los espacios abiertos, es decir que podremos ver y acceder al Dashboard, a los espacios/escritorios en uso, y a las aplicaciones en pantalla completa (Full-Screen Apps). Si dejamos el puntero quieto sobre alguno de esos espacios, una “X” aparecerá, permitiendo cerrarlo. Además, si se aprieta la tecla “option” o si se acerca el puntero a la esquina superior-izquierda, un ícono con el signo “+” permitirá la creación de un nuevo desktop, que automaticamente se colocará junto a los otros.

Finalmente, otra característica curiosa y sumamente poderosa es que si arrastramos determinada ventana o grupo de aplicaciones al ícono del sigo “+”, Mission Control creará un espacio nuevo sólo para esta aplicación. Lo mismo sucederá al arrastrar sobre un escritorio existente: Mission Control enviará a la aplicación a ese escritorio.

Full-Screen Apps

Esta es otra de las grandes novedades en OS X Lion: la posibilidad de que las aplicaciones ocupen la pantalla en su totalidad. Ahora las ventanas vendrán acompañadas de un pequeño botón compuesto por dos fechas en la parte superior derecha. Al hacer click sobre este, la aplicación será maximizada y no sólo ocupará toda la pantalla sino también tendrá su propio escritorio, independiente de las demás aplicaciones. En otras palabras, la ventana funcionará como un espacio individual.

Además, llevando el puntero hacia arriba veremos el menú superior de OS X y el mismo icono de Full-Screen App iluminado en azul. Al apretarlo, esa aplicación dejará su modo en pantalla completa y volverá a ser presentada en una ventana.

Por otro lado, cabe señalar que al igual que en Mission Control, es posible pasar a través de las Full-Screen Apps gracias al gesto de swipe con tres dedos, o también apretando “control” y las teclas de flechas hacia los costados.

Multi-Touch Gestures

Como habrán notado, los gestos multi-táctiles han pasado a tener un rol central de OS X Lion y se han convertido en un elemento crucial de la experiencia Apple en general. Todo nuestro viaje a través del nuevo sistema operativo de los de Cupertino será mediado por nuestros dedos, convirtiéndolo en una travesía caracterizada por la velocidad y la fluidez. Los gestos disponibles son:

  • Swipe o barrido con tres dedos hacia arriba para ver Mission Control.
  • Swipe o barrido con tres dedos hacia los costados para cambiar de espacio/aplicación o para acceder al Dashboard
  • Swipe o barrido con dos dedos hacia arriba y hacia abajo para hacer scroll.
  • Doble tap para hacer zoom en determinadas partes de, por ejemplo, un sitio web.
  • Pinch o pellizco para hacer zoom en sitios web y en fotografías.
  • Swipe o barrido con dos dedos hacia los costados para atravesar sitios web o documentos como si se tratasen de hojas de papel.

En cuanto a estos, sólo quiero detenerme en tres de ellos. En primer lugar, a la hora de actualizar Snow Leopard a Lion DP4, me encontré con que el barrido con tres dedos para cambiar de espacios o de aplicación se interponía con los gestos multi-táctiles de programas que uso con frecuencia. Por ejemplo, hacer swipe sobre un mensaje en el gestor de correos electrónicos Sparrow permitía el despliegue de una ventana con el mail completo, o hacerlo en el lector de feeds Reeder posibilitaba visualizar la noticia entera. En un principio, los Multi-Touch Gestures de Lion no me permitían obtener los mismos resultados en aquellas aplicaciones hasta que las actualicé y descubrí que sus desarrolladores habían corregido estos problemas; ahora, aquellos gestos funcionan gracias a su combinación con la tecla “option”. De más está decir que estos dos casos son aislados y que ya han sido solucionados, sin embargo son límites y consideraciones que los desarrolladores deberán tener en cuenta para sus desarrollos en Lion.

Por otro lado, aún me cuesta adaptarme al nuevo scroll. Para aquellos que no estén al tanto, este ha sido invertido o, mejor dicho adaptado para que funcione de modo similar a los dispositivos iOS. Ahora, al hacer el gesto de barrido con dos dedos hacia arriba empujará a la página hacia arriba, y hacerlo hacia abajo la arrastrará hacia abajo. Es decir, tenemos que repensar el trackpad como si fuese la pantalla táctil de un iPhone o un iPad.

Finalmente, el tercer gesto multi-táctil que me ha llamado muchísimo la atención es el barrido con tres dedos hacia los costados para atravesar el historial de sitios web o las páginas de un documento. Claramente, este fue hecho gracias a un concepto que me parece simple y maravilloso: repensar los documentos digitales y las páginas de un sitio web como hojas de papel reales. Me parece hermoso aplicar este gesto lentamente para que páginas que están detrás se asomen, permitiéndome echarle un vistazo a contenidos sin la necesidad de volver completamente atrás.

Aplicaciones Mejoradas

Finder

El nuevo Finder, dotado de los gestos multi-táctiles, incorpora un par de elementos que ayudan enormemente a la organización de nuestros archivos. En primer lugar, ahora será posible ver todos los archivos en el ordenador gracias a la categoría “All My Files”. Ésta mostrará todo el contenido permitiendo mostrarlo de acuerdo a: nombre, tipo de archivo, aplicación, fecha de su última apertura, fecha en que fue agragado, fecha en que fue modificado, fecha de creación, tamaño, y etiqueta.

Otra característica de Finder es la posibilidad de conservar ambos archivos cuando estos tienen el mismo nombre. Es decir, ahora, al arrastrar un archivo en una carpeta donde ya existe otro con el mismo nombre, Finder nos permitirá reemplazar, cancelar, o conservar ambos, agregándole un número a la nueva incorporación.

Finalmente, otro gran acierto de este administrador de archivos es la posibilidad de seleccionar varios archivos, hacer click derecho, y poder agruparlos en una nueva carpeta desde la nueva opción en el menú contextual.

Safari

El nuevo navegador de OS X Lion es un claro ejemplo de la puesta en acción de todas las funcionalidades descriptas hasta el momento. Safari permite la ejecución en pantalla completa (Full-Screen App), deja pellizcar y hacer doble tap para hacer zoom en determinados contenidos, y posibilita barrer con dos dedos para navegar entre las páginas recientemente visitadas.

Por otro lado, también incorpora una novedad de la que ya hemos hablado aquí en AppleWeblog y que ha causado cierta repercusión: las Lista de Lectura o Reading List. Como una persona que jamás ha usado aplicaciones como Instapaper y que –hasta ahora– tenía una carpeta en favoritos con páginas temporales para leer, he encontrado Reading List una herramienta de gran utilidad. Es más, me arriesgaría a decir que dejaré a Chrome de lado por unos días solamente por esta función.

La Lista de Lectura es activada a través de un pequeño ícono de un par de anteojos en la barra de navegación. Al hacer click, una barra lateral aparecerá a la izquierda y permitirá agregar páginas para su posterior lectura. Además, también es posible filtrar en “No Leídos” o mostrar todas, y hacer una limpieza completa de la lista con el botón “Borrar Todo”.

Finalmente, quiero resaltar un detalle menor que deja entrever toda una mentalidad: al igual que los LEDs indicadores en las notebooks de Apple, la barra de scroll desaparece si no es usada, una sutileza digna del tumblelog Little Big Details.

Mail

Mail es otra aplicación que ha sufrido enormes cambios. A primera vista el usuario encontrará dos columnas, la que contiene el listado de correos electrónicos, y la que muestra los mensajes completos y las vistas previas de las fotos y de los demás archivos adjuntos. En la parte superior, un menú de herramientas súper minimalista presentará opciones como: descargar nuevos mensajes, eliminar el mensaje seleccionado, marcar el mensaje seleccionado como basura, responder, responder a todos y reenviar, componer un mensaje nuevo, componer una nota nueva, leer mensajes relacionados, y marcar (con distintos colores).

Todas las cuentas serán presentadas en una bandeja de entrada unificada, a menos que se seleccione una en particular. Hay dos formas de hacer esto: habilitando la vista de la tercera columna que presentará todas las cuentas de mail con sus respectivas carpetas, o seleccionando la casilla en la tab desplegable de “Inbox”. Cabe señalar que junto a esta última también podremos explorar los mensajes enviados, las notas, o los mensajes marcados (flagged).

Por otro lado, otro aspecto sumamente atractivo de Mail es la posibilidad de ver los hilos de mensajes en modo de conversación. Esto quiere decir que todos los mensajes relacionados serán enumerados y presentados en un formato similar a una charla:

Finalmente, la aplicación Mail ha mejorado considerablemente la búsqueda de correos electrónicos gracias a sus sugerencias. Sólo basta con comenzar a escribir cualquier palabra, sin importar si se trata de un nombre, un tema, una keyword, o una palabra en el contenido de un mensaje. A medida que el usuario vaya orientado su búsqueda, “tokens” o fichas serán creadas en el campo de texto que actuarán a modo de filtros. De este modo, por ejemplo, se comenzaría buscando un nombre y luego filtrando por tema o palabra clave hasta llegar al o a los mensajes deseados.

Como ya he mencionado más arriba, mi cliente de correos electrónicos de cabecera es Sparrow. Sin embargo, tengo que reconocer que la nueva aplicación de Mail es simple, estética, minimalista, y hermosa en pantalla completa. Por otro lado, el modo de conversación, es decir la forma en que los hilos de mensajes son ordenados, resulta ser una forma muy amigable de presentar lo que a veces pueden ser un caótico intercambio de correos electrónicos.

Address Book e iCal

Muy en relación con el lavado de cara de Mail, Address Book e iCal presentan un cambio sorprendente, asemejándose a sus versiones de iOS.

Address Book, por un lado, ha sido rediseñado para parecerse a una libreta de contactos real: en la cara izquierda del anotador podremos buscar y/o desplazarnos por la lista de contactos, y en la derecha veremos la información detallada de cada persona. Aquellos que prefieran una versión reducida, podrán hacer click en el botón inferior de vista simple para ver el modo display, es decir para consultar sólo la información de contacto. En adición, un marcador de páginas rojo permitirá mostrar la opción de crear y acceder a las listas inteligentes de contactos.

En cuanto a la edición de contactos, todo parece ser igual a las versiones anteriores de Address Book con excepción de tres detalles: es posible importar las fotos de contactos gracias a la función “Faces” de iPhoto, es posible agregarle efectos a estos avatares al mejor estilo Photo Booth y, por último, ahora se permite el ingreso de perfiles sociales en campos especializados. Por ejemplo, la información de contacto de Facebook, AIM, MSN, Skype, Google Talk, Yahoo, e ICQ (entre otros).

Por otro lado, iCal también ha sido rediseñado, al menos estéticamente. En este podremos acceder a diferentes vistas como: Día, Semana, Mes, y Año, podremos buscar eventos, o mostrarlos filtrados de acuerdo a su calendario. Por otro lado, podremos crear eventos de la manera tradicional, es decir haciendo doble click sobre determinado día y hora, o bien desde la función de “Crear Evento Rápido” ilustrada por el signo “+” en la barra superior. Sin lugar a dudas, iCal ha mejorado ciertos detalles, ha mantenido su funcionamiento elemental, y ha sido llevado a otro universo visual. Además, este también permite la funcionalidad Full-Screen Mode, algo que no tiene desperdicio.

Photo Booth

Uno de mis primeros contactos con una Mac fue en una tienda de venta de artículos electrónicos. En exposición había una MacBook blanca con Photo Booth en funcionamiento. Fue una experiencia que aún hoy recuerdo; jamás pensé que podía tener diversión con algo tan simple como un programa así, que un ordenador podía ser usado para eso.

Al abrir Photo Booth en Lion veremos la pequeña ventana que conocemos de Leopard y Snow Leopard. En este sentido no hay grandes cambios. Lo innovador llega al hacer click en el botón de Full-Screen App: la nueva versión del sistema operativo de Mac crea el clima perfecto al llevarnos al interior de una cabina de fotografías repleta de detalles. Por ejemplo, al girar una perilla es posible seleccionar si tomar una fotografía simple, una secuencia, o un vídeo. En los momentos previos a la captura, una serie de focos de luz rojos se irán encendiendo, para luego ser acompañados de un flash en pantalla completa. Y, para darle el toque final, la foto descenderá lentamente, como si estuviese siendo revelada en el momento, para luego caer y y rebotar en el estante de fotografías tomadas. En cuanto a su funcionalidad, a los ya conocidos efectos un par de novedades han sido agregadas, y ahora también es posible recortar los vídeos grabados desde Photo Booth mismo.

Otras Características Destacables

Como mencioné al comenzar esta reseña, por límites humanos y por cuestiones de enfoque, este análisis se detendrá únicamente en aquellas características que considero primordiales. Elementos como LaunchPad, Multi-Touch Gestures, Mission Control, y Full-Screen App son los ejes centrales del funcionamiento del próximo sistema operativo de Apple. Sin embargo, como se publicitó durante la keynote en la WWDC, OS X Lion traerá alrededor de 250 nuevas características, y a continuación presentaré algunas de ellas.

Quick Look

La vista previa de archivos ha sido levemente modificada: podremos verla en pantalla completa, y un nuevo botón nos permitirá abrir el archivo con su aplicación predeterminada.

Preview, Versions y Auto Save

Además incorporar los tan mencionados gestos multi-táctiles, la aplicación de Preview permite elegir distintos tipos de vista. Por ejemplo, si se abre un archivo .PDF, será posible visualizarlo en modo de sólo contenido, en miniatura, en tabla de contenidos, o en hoja de contactos.

Otra gran novedad es Preview y en otras aplicaciones de OS X Lion es la incorporación de una novedad que salvará la vida laboral de millones: “Auto Save” y “Versions”. Estos dos elementos funcionan como un equipo. En primer lugar, ya no será necesario estar atentos a guardar cada vez que hagamos cambios en algún documento; Lion se hará cargo de guardar versiones automáticas cada vez que note un cambio importante, cada cinco minutos, o durante largas pausas. Por otro lado, “Versions”, que tiene como inspiración al grandioso Time Machine, será apreciable al elegir “Revert to Saved” (revertir a la última versión guardada) o “Browse All Versions” (navegar todas las versiones). Al elegir alguna de estas opciones, Lion nos llevará al cosmos para poder comparar versiones anteriores del documento y restaurarlas.

Resume

Al escribir esta reseña e ir probando las distintas características de Lion (más particularmente Photo Booth), me encontré en una situación donde la pantalla quedó congelada y me vi forzado a hacer un hard-reset (a pesar de que la música seguía sonando y de que podía mover el puntero).

Con insultos entre los dientes, inicié el sistema y me llevé una grata sorpresa: todas mis ventanas, espacios, aplicaciones, y tabs fueron restauradas; todo estaba tal y como lo había dejado al reiniciar. La responsable de esto es la función “Resume” (“Resumir”), que no sólo permite la restauración del sistema tras reiniciar sino también recuperar las paletas, los paneles, la posición del cursor, y hasta el texto seleccionado cuando se re-lanza una aplicación.

“Resize from Edges”

Ahora todas las aplicaciones podrán ser redimensionadas de cualquiera de sus lados. Es decir, podremos cambiar el tamaño de la ventana desde cualquiera de sus bordes y esquinas.

“Wi-Fi”

Una curiosidad: el icono de conexión inalámbrica en el menú superior y la configuración de redes ya no mostrarán la palabra “Airport” sino “Wi-Fi”.

Usuarios

Ahora los usuarios podrán ser asociados a una Apple ID.

Conclusiones

La nueva versión del sistema operativo de Mac, OS X Lion, presenta una enorme cantidad de novedades que sólo pueden ser descubiertas con semanas o meses de uso, adaptando cada una de las herramientas a las prácticas particulares. Con esto quiero decir que si bien intenté cubrir todas las características que este gran sistema operativo ofrece, lamentablemente tuve que limitarme a lo que considero es lo más llamativo o destacable, dejando de lado –con seguridad– muchos otros detalles. Esta es una tarea que dejo en sus manos, a los que tengan acceso a una versión de desarrollo o a aquellos que adquieran la versión final en un par de semanas.

En mis escasos veinti-tantos años en este mundo, he tenido la fortuna de poder testear –desde la sabiduría y desde la ignorancia– un par de sistemas operativos: varias versiones de Microsoft Windows, algunas distribuciones de Linux y, finalmente, en estos últimos años, Apple OS X. Me arriesgaría a decir que Lion es el sistema operativo por excelencia, es una obra de arte en varios niveles y en varios sentidos.

En primer lugar, es un intento de romper con la brecha entre el mundo abstracto del software y el mundo concreto de los periféricos. Lion intenta presentarse como un sistema operativo palpable, como una experiencia tangible donde –casi– todo es controlado con la yema de los dedos y con los gestos táctiles. Dicho de otro modo, es una apuesta por acercar la experiencia de iOS a un sistema operativo de escritorio, dotándolo de fluidez y velocidad. Y este puente entre ambos universos, el de OS X e iOS, nos permite fantasear con especulaciones y teorías: la incorporación y el perfeccionamiento de los Multi-Touch Gestures posiblemente sea una forma de que, tras el éxito del iPod Touch, del iPhone, y del iPad, las personas puedan sumergirse en el mundo de Mac en una transición muy familiar y amigable. Pero también nos permite considerar que en un futuro ambos sistemas operativos, el de escritorio y el móvil, sean fusionados en un híbrido.

A lo largo de esta extensa reseña he presentado muchas de las nuevas características de OS X Lion. Debo confesar que, en un principio, me sentí mareado, abrumado, por la gran cantidad de novedades, sin embargo días más tarde soy capaz de decir que he aprendido a dominar la nueva propuesta de Apple. Sus cuatro pilares (LaunchPad, Mission Control, Multi-Touch Gestures, y Full-Screen App) en conjunto con el perfeccionamiento de sus aplicaciones hacen de Lion un sistema operativo muy completo, veloz, fluido, y altamente estético, ideal para el trabajo y la productividad. Además, luego de haber sido protegido por características como “Auto Save”, “Versions” y “Restore”, cargo con una sensación de seguridad y de contención, donde la única certeza es que puedo trabajar tranquilamente sin que nada malo suceda. Nada casual es el nombre “Mission Control”, ya que siento que finalmente tengo el control sobre todo lo que está sucediendo en mi ordenador. En otras palabras, ahora puedo darme el lujo de hacer lo que, según Sir Ken Robinson, todos hemos desaprendido: tomar riesgos y equivocarme.

Los que quieran actualizar a Mac OS X Lion deberán esperar a su lanzamiento oficial en julio. Aquellos que aún no estén convenidos quizá cambien de opinión al descubrir que su precio anunciado es de tan sólo 29,99 dólares.

Quentin Tarantino cerró uno de sus más importantes films, “Inglorious Basterds”, con una escena donde Aldo Raine (Brad Pitt) le confiesa a su colega que está frente a su obra maestra. Con muchos de sus productos, y con este sistema operativo en particular, Steve Jobs puede darse el gusto de decir lo mismo. Al fin y al cabo, el refrán estaba en lo cierto: el león es el rey de la selva.