La concienciación es muy importante a la hora de prevenir posibles enfermedades debidas en parte a malos hábitos practicados por años. Si somos capaces de modificar esos hábitos seremos capaces de reducir los males físicos. Si además somos capaces de detectar a tiempo los síntomas relacionados con una enfermedad, atenuaremos los efectos adversos.

Esto por ejemplo es cierto en lo que tiene que ver con las afecciones de la piel que en muchos casos se deben a habernos expuesto vez tras vez a la luz directa del sol sin ningún tipo de protección. En el futuro podríamos desarrollar diversas afecciones si no tenemos cuidado. Y aún habiendo sido cuidadosos tenemos que estar atentos a los cambios que se producen en nuestro cuerpo, que podrían reflejar que algo pasa y que necesitamos atención médica.

Esto deben haber pensado en la startup que está detrás del desarrollo de SkinScan. Bajo este nombre, encontraremos una aplicación en el App Store que nos ayuda a analizar los lunares de nuestra piel. Capturemos el lunar de cerca y el algoritmo de la app comparará la forma de la mancha con una fotografía anterior, para decirnos si la alteración dérmica ha crecido y por tanto merece ser vista por un especialista por tener riesgo de tratarse de un melanoma, o si en cambio, sigue igual que hace días.

Lógicamente la aplicación no puede sustituir nunca a un examen riguroso en presencia de un facultativo, pero sí puede ayudarnos a detectar algunas malformaciones que no habríamos sido capaces de ver por nuestra propia cuenta. No en vano la empresa que ha creado esta idea está compuesta entre otros por dos dermatólogos y dos matemáticos.

Su intención a largo plazo es crear un mapa mundial de lunares analizados, de hecho ya han empezado posicionando en el mapa más de mil quinientos lunares coloreados con su grado de peligrosidad. Tan sólo una curiosidad que nos ayuda a estar conscientes de que es mejor perder diez minutos examinando nuestra piel que perder diez años de nuestra vida por no haberlo hecho, tal como muestra la campaña contra el melanoma de la Fundación David Cornfield: