Desde que el martes Google presentó Google+ en una beta privada muchos hemos querido entrar en ella y poder probar la apuesta más social de los chicos de Mountain View. En principio, estas pruebas iban a estar circunscritas a un reducido número de personas pero una red social en la que no puedes añadir a tus amigos no tiene mucho sentido, así que hoy se abrió la veda para que los usuarios pudiesen invitar a otros. Tal ha sido el revuelo con las invitaciones que Google tuvo que cerrar el grifo y bloquear las invitaciones, si bien he tenido la suerte de recibir una invitación antes del bloqueo y he podido explorar a fondo Google+.

Welcome to Google plus

La primera vez que entras, la verdad es que no tienes la sensación de estar ante una red social, de hecho, los únicos datos que se solicitan en el registro es un nombre y el sexo, simplemente eso, en el fondo es lógico porque la invitación a llegado a tu correo de Gmail y esa es la llave que te abre las puertas de cualquier servicio de Google. Tras flanquear las puertas, tuve la sensación de estar delante de mi perfil de Google y, realmente, lo estás, porque puedes reutilizar la foto que tienes ahí (esa que sale en Gmail y en el resto de servicios).

La página de entrada: el Stream

Tras cumplimentar los datos y pasar por la página de bienvenida, llegamos a una página de entrada que será la que veamos cada vez que accedamos a Google+, el Stream. A primera vista, el Stream puede hacernos recordar el muro de Facebook o el interfaz de Diaspora y, bueno, en el fondo es así. Su función es mostrarnos, de un sólo vistazo, los movimientos de todos nuestros contactos, las conversaciones que mantienen, los contenidos que comparten, etc.

Google plus muro

Me ha gustado mucho la limpieza del interfaz que se encuentra dividida en 4+1 zonas. ¿4+1? Realmente sí, puesto que la barra de Google, esa que aparece en la zona superior de la pantalla, nos va a acompañar a todas partes (eso sí, teñida de color negro) y, además, va a jugar un importante papel en Google+. Con respecto al resto, en la parte superior (justo debajo de la barra de Google), encontraremos cuatro botones de acceso (el Stream, Fotos, Perfil y Círculos) y un buscador de amigos que nos acompañarán por todo nuestro recorrido en Google+. El botón de las Fotos es interesante porque nos da acceso a las imágenes que tanto nosotros como nuestros amigos tenemos en la plataforma y, con estos criterios, podemos filtrarlas (nuestras colecciones, fotos que han subido nuestros amigos, las fotos de nuestro móvil, etc).

El panel derecho se reserva a unos filtros con los que poder cribar la información mostrada en el Stream en base a los círculos (que ahora veremos en profundidad). La idea es que podamos seleccionar qué información queremos ver, es decir, verlo todo o, simplemente, la de personas concretas. También podremos acceder a nuestros «Intereses», o Sparks y, si lo activamos, al chat de Gtalk (el mismo que podemos tener en Gmail o iGoogle). También encontraremos un acceso a la bienvenida por si queremos volver a la visita guiada o completar nuestro perfil (aunque lo tendremos accesible desde la zona superior de la pantalla).

El panel izquierdo se reserva a nuestros contactos, es decir, la gente que forma parte de nuestra red, sugerencias de amigos, las quedadas y el acceso a la aplicación para móvil.

La zona central, como es de esperar, se reserva a las publicaciones, las nuestras y las de nuestros amigos.

Los Círculos y nuestros amigos

Google+ es una red social en la que los usuarios van a tener que organizar sus contactos en categorías, denominadas Círculos. El nombre de círculo me parece muy acertado porque, en el fondo, clasificamos la gente que conocemos en distintos estratos (familia, gente de confianza, compañeros del trabajo, etc), por lo que este tipo de clasificación es bastante natural.

Cuando accedamos a Círculos, Google+ nos mostrará a todos nuestros contactos clasificados en tres grupos (Gente que tenemos agregada a nuestra red, Gente que nos tiene en su red y gente que pertenece a nuestros contactos de Google y a la que podemos invitar, además de poder buscar en Yahoo! y en Hotmail). Hay un detalle de los Círculos que me ha llamado la atención, podemos agregar a una persona a alguno de nuestros Círculos y, teóricamente, acceder a sus contenidos, sin embargo, el hecho de seguir a alguien no es recíproco. No necesitamos consentimiento de la otra parte para poder seguirlo, simplemente, lo podemos hacer (igual que seguimos a alguien a través de Twitter).

Decía que teóricamente puedes acceder a los contenidos porque los Círculos, al igual que el grado de confianza que tenemos con la gente, son los que darán acceso a ciertos contenidos. Dicho de otra forma, a la hora de publicar podremos seleccionar qué círculos pueden tener acceso a lo que estamos publicando. Al fin, una red social que, de partida, permite al usuario a gestionar la privacidad de una manera sencilla.

¿Y cómo agregamos a nuestros amigos a los distintos círculos? Pues arrastrando y soltando, así de simple y visual. Por cierto, los contactos que no tengan acceso a Google+, recibirán nuestras actualizaciones a través de correos en Gmail.

El Perfil

El perfil es algo así como nuestro campamento base, un lugar en el que encontraremos todas nuestras publicaciones, nuestros amigos y nuestros datos. Desde aquí podremos ver nuestras publicaciones (Posts), los datos de nuestro perfil (About), nuestras colecciones de fotos de Picasa, los vídeos que hemos subido, los enlaces a los sitios web en los que pulsamos el botón Google+1 y nuestro Buzz.

Juan Jesús Velasco - Perfil - Fotos

Google+ integra en nuestros perfiles servicios propios, como Picasa, que pasa a ser el repositorio de fotos de los usuarios, en un gran impulso al servicio y que, además, nos permite jugar con las visibilidades de las imágenes para usarlas o acceder a ellas fuera de la plataforma. Por otro lado, poder tener un sitio en el que recopilen nuestras recomendaciones (las del botón Google+1) es todo un acierto, porque así siempre tendremos accesibles las cosas que marcamos.

Juan Jesús Velasco - Google - Buzz

Pero lo realmente sorprendente es la integración de Buzz, básicamente, porque lo daba por un proyecto muerto y que Google intenta resucitar con una segunda oportunidad integrándolo en su proyecto de red social.

Interactuando con la plataforma

Publicar contenidos y comentar las publicaciones de nuestros amigos es bastante sencillo, realmente no dista mucho de la dinámica de Facebook, sin embargo, hay algunos detalles a tener en cuenta. Podremos publicar textos, enlaces, imágenes o vídeos, si bien los vídeos pueden proceder de nuestro teléfono, de un archivo que subamos desde nuestro PC o bien de YouTube y, precisamente, los contenidos de YouTube van a ser especiales.

Si optamos por publicar un vídeo de YouTube se abrirá una ventana en la que podremos buscar un vídeo, porque se incluye un buscador de vídeos de YouTube, pegar directamente la url de un vídeo o bien subir uno de los vídeos que hayamos subido con nuestra cuenta. YouTube es otro de los servicios que se integra en Google+ de manera nativa.

Google YouTube

Si la integración con YouTube es interesante, hay dos detalles que van de la mano de la publicación de contenidos que me han llamado mucho más la atención. Por un lado, podemos anexar a las publicaciones nuestra posición geográfica, lo cual puede estar bien si andas desde la versión móvil pero que te inquieta bastante cuando desde la red de tu casa, Google acierta con la calle en la que estás (fruto de la recopilación de redes wifi de Google Street View). Por otro lado, las publicaciones pueden tener públicos objetivos selectivos, es decir, que podemos elegir qué Círculos de amigos pueden ver la publicación (ideal si no quieres que tus compañeros de trabajo sepan las causas reales por las que no fuiste a trabajar, por ejemplo).

Las notificaciones

La omnipresente barra de Google, que ahora anda teñida de negro, guarda un apartado para las notificaciones de Google+, una especie de marcador que está a cero cuando no tenemos ninguna novedad y que se va incrementando con las menciones y notificaciones que tengamos sin leer. Además, al igual que pasa en Facebook, recibiremos notificaciones por correo electrónico en Gmail, así que no hay manera de que no nos enteremos de lo que comentan nuestros amigos.

Notificaciones

Las quedadas

Las quedadas, o Hangouts, creo que es uno de los grandes motivos por los que la gente se está volviendo loca con Google+. Un servicio de videoconferencia múltiple que nos permite crear una sesión de vídeo a la que se pueden unir nuestros amigos, es decir, los círculos que nosotros decidamos.

Simplemente tenemos que entrar en Hangouts, instalar el complemento en nuestro sistema (sí, hace falta instalar software, igual que ocurre en Gtalk cuando queremos usar el vídeo) y esperar a que se unan nuestros amigos puesto que verán en el Stream que hemos abierto una sesión en Hangouts.

Las pruebas que he hecho y los comentarios de algunos amigos coinciden, el servicio funciona perfectamente, eso sí, con este tipo de servicios, uno debe mantener cierto orden en su entorno de trabajo porque le puede ver mucha gente.

Intereses

La sección de Intereses, o Sparks, es algo así como un motor de contenidos tematizados y que nos abren la puerta a publicaciones que Google tiene indexadas (noticias, blogs, vídeos, etc). Los usuarios podrán seleccionar las temáticas propuestas por Google+ o bien buscar las de su interés por medio del buscador. El buscador es interesante porque incluye una función de autocompletar idéntica a la del buscador de Google y con la que podemos, lógicamente, buscar los temas que nos interesen.

Sparks 1

Una vez mostrados los resultados, podemos compartir aquellos que nos gusten en nuestro Stream y, además, guardar dicha búsqueda dentro de nuestra lista de intereses, de manera que, como si estuviésemos en Google Reader, podemos consultar este feed en próximas visitas a la plataforma.

La integración con otros servicios de Google

Tal y como hemos comentado, Google+ integra YouTube, Google Buzz, Picasa y Gtalk, servicios que se integran en la plataforma para dotarla de vídeos, microblogging, fotografías o chat. Pero, además, la experiencia de Google+ se expande al resto de servicios de Google gracias a la barra superior que nos aparece en todos los servicios de los chicos de Mountain View.

La barra, al menos en mi caso, me ofrece los servicios de publicación de contenidos en Google+ desde Google Reader, Google Docs y Gmail, pero no en iGoogle o Google Maps. Desde cualquiera de estos servicios puedo realizar publicaciones en el Stream (textos, imágenes, ubicación, etc), por tanto, Google+, además de ser una red social, actúa como un manto que va a ir envolviendo todos los servicios de Google de manera que si estamos usando Google Docs, también estaremos presentes en Google+ y podremos saber qué se mueve por allí.

La versión móvil

A Google+ podemos acceder también desde el móvil. Existe un cliente específico para dispositivos Android (a partir de la versión 2.1), pero también podemos acceder a la versión para navegador móvil y que, mientras no haya otra cosa, es la adecuada para dispositivos Android 1.5, iOS, Symbian, Windows Phone o BlackBerry (que es la opción que he usado y no se ve nada mal).

El cliente para Android, como ya comentábamos cuando se presentó Google+ hace un par de días, permite subir fotos de manera transparente al usuario, además de permitirle visualizar el Stream o realizar publicaciones. Estas funciones están respondiendo bastante bien, según me comentan los que la han estado probando y que se han encontrado una aplicación muy estable (sobre todo, teniendo en cuenta que estamos en una beta).

La joya de la corona de esta versión móvil es HolaHola, o Huddle, un servicio de mensajería instantánea que permite conversaciones en grupo y que puede ser una interesante alternativa a WhatsApp, puesto que no hay que entregar ni tu número de teléfono ni los de tus contactos, con lo cual nos encontramos ante un servicio algo menos intrusivo y plenamente integrado en la red social Google+.

Conclusiones

9/10

Google+ creo que ha llegado para quedarse por mucho tiempo. El rato que he pasado con Google+ me ha dejado muy buen sabor de boca y ganas de seguir explorando la plataforma, me parece que al fin Google se va a poder sacar la espina del malogrado Wave. Me ha sorprendido, para bien, la integración de los servicios de YouTube, Picasa o Gtalk, se podría decir que Google sembró para luego recoger en Google+ una estupenda integración de servicios. Sin embargo, no me ha hecho mucha gracia encontrarme a Google Buzz, no sé yo si este intento de reflotarlo gustará a los usuarios.

Aún es pronto para hablar de otras integraciones, tanto de servicios de Google como de terceros. Una mensajería integral como la que propone Google+ (chat, videoconferencia y mensajería instantánea para móviles) sería mucho más completa si integrase el correo electrónico de Gmail, que quizás sea uno de los ingredientes que se echan en falta en este gran plato combinado que es Google+. Quizás, en un futuro, Google+ podría abrirse a terceros, Twitter es mejor que Google Buzz (de hecho, mi Buzz replica mis publicaciones de Twitter) y, puestos a elegir, la gran mayoría de usuarios optaría por integrar Twitter.

Todo dependerá de cuánto duren las pruebas y de los usuarios, pero creo que Google+ tiene futuro y, además, puede encontrar un importante nicho en los usuarios descontentos de Facebook porque, para empezar, la plataforma está libre de publicidad pero claro, en fase de pruebas, esto no es determinante. En cualquier caso, la implementación de Google+ y la integración con el resto de servicios de Google son toda una baza que pueden hacer frente a la red social de Mark Zuckerberg y, sobre todo, aportar una alternativa muy potente.