Un nuevo récord establecido desde Estados Unidos en su escalada por erradicar el uso de BitTorrent y los intercambios de archivos. La multa obedece a una demanda interpuesta por el país a un usuario de Canadá que compartió en un tracker de BitTorrent dos películas de adultos. Es la primera vez en la historia que Estados Unidos ataca así, directamente a un ciudadano que vive en un país extranjero, sobre las actividades ilícitas de material con copyright.

Además, se da el caso de que hasta ahora este tipo de demandas iban dirigidas a las IP, ya que en principio los sitios de BitTorrent tratan la información privada de sus usuarios de forma confidencial. No en este caso, donde además se ha descubierto que el operador de Gaytorrent.ru ofreció al propietario del copyright (los estudios Corbin Fisher) la posibilidad de identificar al acusado.

Finalmente, el juez no ha admitido a trámite la demanda interpuesta por los abogados de Corbin Fisher, quienes pedían penas aún mayores por «existir voluntariedad en infringir el copyright«. La razón es que al usar BitTorrent no se puede demostrar la intencionalidad. Aún así, el acusado deberá pagar una multa por infracción de los derechos de autor. Algo más de 60 mil dólares, una cifra récord a un único acusado y novedad, tratándose de un ciudadano extranjero que vive fuera del país.