La utlización del estándar CSS (Cascade Style Sheets o hojas de estilo en cascada en castellano) supuso un antes y un después en la creación y publicación de paginas web desde que, hace ahora 14 años, la W3C decidiera aprobarlo como lenguaje con el fin de separar la estructura del contenido de las páginas web.

Desde entonces ha llovido mucho, y CSS ha crecido tanto que se pueden hacer verdaderas maravillas simplemente utilizándola con un poco de imaginación. Y a eso nos ayuda CSS Lint, un servicio que descubro gracias a The Next Web y que nos ayuda a identificar errores en nuestras hojas de estilo a la vez que aprendemos y mejoramos nuestros conocimientos.

Utilizarlo es tan sencillo como pegar el fragmento de código CSS que queramos analizar y pulsar el botón LINT! que podéis ver en la imagen. Al contrario que otras utilidades CSS Lint simplemente se dedica a analizar nuestro código sin cambiarlo, pero nos muestra información detallada sobre los problemas encontrados y además nos da consejos con el fin de mejorar nuestro código. Esto hace que nos interesemos en los problemas concretos y con el tiempo dejemos de cometer errores de los que normalmente, si utilizásemos autocorrección, no nos percataríamos.

Los consejos mostrados no sólo harán que consigamos lo que queremos con nuestro código CSS, sino que lo hagamos de una manera eficiente y siempre utilizando la mejor sintaxis dependiendo de la ocasión.