Semana tras semana aparecen nuevos casos de corporaciones y organismos que demandan sitios con vínculos a material con derechos de autor o incluso a usuarios de programas P2P. Hoy vemos un caso diferente.

Parece ser que Tranz-Send Broadcasting Network ha demandado a BitTorrent Inc. ya que sus dos clientes principales, BitTorrent y uTorrent, estarían violando una patente que fue registrada nada más y nada menos que en abril de 1999. La demanda llega en 2011, 12 años despues de que supuestamente TSBN la registrara, aunque ésta no fue aprobada hasta hace 4 años.

Creando, operando, usando y/o vendiendo uTorrent, BitTorrent y otras aplicaciones, BitTorrent Inc. ha infringido, continua infringiendo y promoviendo el infringimiento de al menos el primer punto de la ‘patente 944’

La patente, que se puede encontrar en diversos sitios de la red, lleva por nombre Distribución de archivos multimedia a través de protocolos de transmisión adaptables, y su contenido describe un sistema de intercambio de archivos que consiste en una base de datos con los archivos que se comparten, un cliente a través del cual se realizan las transferencias, y un servidor central desde el que estas se distribuyen. El servidor recibe las peticiones de los clientes y coordina la información de estado de la red y de cada cliente. Basándose en dicha información es capaz de adaptar las transmisiones para distribuirlas a uno o más clientes y optimizar la velocidad o protocolo de red.

Actualmente BitTorrent y uTorrent, los dos clientes citados en la demanda, cuentan con una base de unos 100 millones de usuarios a nivel mundial, por lo que en el hipotético caso de que BitTorrent Inc. se viera obligada a pagar derechos por cada una de las descargas, seguramente tendría que cesar sus operaciones. Eso contando el nivel de descargas y usuarios actuales y sin pensar en lo que realmente pide la demanda: la indemnización por cada una de las transferencias que se hacen y las que se hicieron.

Por otra parte, Tranz-Send Broadcasting Network también ha interpuesto una demanda contra Kontiki Inc., una compañía que ofrece contenidos multimedia a través de un protocolo híbrido entre el P2P y servidores centrales, algo que si me permiten decir, utilizan muchísimos servicios, como por ejemplo Spotify. Si bien los usuarios de Kontiki no son tantos y consisten mayormente en negocios que utilizan la tecnología para ofrecer video en streaming, según TSBN también se infringe la patente.