Cuando hace unos años Adorian Deck, un joven universitario californiano, decidió abrir una cuenta de Twitter, nunca pensó que algún día llegaría a tener la friolera de casi 2 millones de seguidores. Deck no era como los otros chicos –¿que universitario estadounidense que se precie no tiene una cuenta Twitter?–, y queriendo ir un paso más allá decidió registrar el usuario @OMGFacts, donde de vez en cuando enviaba tweets con rumores sobre famosos y demás información que sabía que le haría ganar más y más followers.

Llegado a un punto y debido al creciente número de seguidores, Adorian Deck fue contactado por Emerson Spartz, alguien que se había hecho popular de forma similar –ni más ni menos que abriendo un pionero fansite sobre Harry Potter– y ahora con empresa propia buscaba sacar tajada de @OMGFacts. Este le ofreció ayuda para conseguir más seguidores e incluso abrir un sitio web. La alianza se produjo y Deck pasó de tener 300.000 followers a la cifra de casi 2 millones que mencionaba al principio.

Y claro, 2 millones son muchos usuarios. Hoy me entero vía Techmeme de que Deck, creador original de @OMGFacts, esta demandando a Spartz por apropiación indebida de ideas y además le acusa de engañarle para cederle la mayor parte del control de la cuenta. La parte demandada dice que Deck simplemente busca sacar tajada y quedarse con todo el pastel de un negocio que fue legalmente firmado, y del que Spartz ha publicado la gran mayoría de tweets, más de 5.000 según él.

Mas allá de los 140 caracteres de un tweet, una cuenta que tenga tal cantidad de seguidores es algo que potencialmente puede generar muchos beneficios. 2 millones de followers significa que 2 millones de personas están siguiendo tus tweets, y que si recomiendas o nombras algo seguramente una gran parte de esos seguidores buscarán información al respecto o se interesarán por ello. Y es que un sólo tweet patrocinado puede llegar a valer unos 10.000 euros.

Este mismo fin de semana la famosa artista Lady Gaga llegó a los 10 millones de seguidores, un nuevo record para la red social y herramienta de microblogging. Me pregunto cuanto se llegaría a pagar por que una cuenta con tal descomunal número de seguidores twiteara sobre algún producto, marca o servicio.