Estados Unidos es un sitio muy especial. Para que un aparato electrónico llegue al mercado, primero tiene que pasar por la Comisión Federal de Comunicaciones, y lo que pasa por la FCC se hace público al instante. Así pues, gracias a la comisión, nos hemos topado con la Gigabyte S1080, una nueva tablet a punto de aterrizar en el mercado americano con una particularidad: El uso de Windows 7.

Es evidente que no es la primera vez que vemos una tablet con el sistema operativo de Microsoft; Acer Iconia, Asus EEE Pad y MSI Wind ya andaron este camino anteriormente, con mayor o menor fortuna, junto a aparatos de otras marcas como Onkyo, o HP. De hecho, el movimiento de Microsoft de adaptar su Sistema a la plataforma ARM lo hace especialmente apetecible para embedirlo en más productos de este tipo, con una mayor versatilidad dada la aceptación y extensión de Windows 7.

En este caso nos encontramos ante un tablet de 10,1 pulgadas que se había anunciado previamente, pero que con esta inspección por parte de la FCC, está a tan solo un paso de llegar al mercado Norteamericano de forma oficial. El S1080 cuenta con un procesador de doble núcleo y pantalla capacitiva y todo tipo de conexiones, eso sí, a un precio bastante exagerado de US $699.

Especificaciones técnicas

  • Procesador Intel Atom N550 Dual-core
  • Pantalla 10,1″ Capacitiva Multi-touch de 1024×600 pixels de resolución
  • Disco duro de 320GB + slot para tarjetas SD/SDHC
  • USB 3.0
  • Wi-Fi b/g/n
  • Bluetooth 3.0
  • Webcam frontal 1.3MP
  • Salida VGA

Incluyendo novedades como USB 3.0, Wi-Fi de hasta 300mbps, o Bluetooth de alta velocidad, se hace cuanto poco extraño que Gigabyte haya optado por una salida de video a través de VGA, en lugar de una interfaz más moderna y completa como el HDMI, que es capaz de transmitir Audio además de imagen. Hay algo bastante interesante en esta tableta de Gigabyte, y es la incorporación de un «trackpad» con botones táctiles que se usa con los pulgares, especialmente ideado para navegar a través de la interfaz de Windows 7, que no es demasiado amigable con las pantallas táctiles, y también para aquellos vagos que no les gusta mover la mano a través de la pantalla. El dispositivo (Bastante grueso y pesado al parecer) ya llegó a las tiendas taiwanesas, tierra madre de la firma, hace unos meses, y estaría a punto de hacer lo propio en el mega saturado mercado de Estados Unidos en breve, ofreciendo una alternativa a aquellos que no estén convencidos de la versatilidad de Android, o necesiten ejecutar aplicaciones tradicionales en un entorno conocido por cualquier motivo. Para una completa disección del aparato, dirigíos a la web del FCC.

Fuente: FCC.gov