Imagina la escena: estás en un país extranjero y pierdes tu portátil, en el que guardas tanta información valiosa y con el que realizas muchas actividades diarias. Seguro que estarias desconsolado, ¿no es así? Probablemente ese sea el sentimiento de Sean Power, un analista de Internet canadiense al que le sustrajeron el MacBook Pro de 17″ hace unos días en su vista a Nueva York. Sin embargo Sean tenía una salida, tres días después de su pérdida, cuando se encontraba de vuelta en Ontario, recordó que había instalado en él un software de seguimiento llamado Prey, así que decidió utilizarlo.

Este software no sólo permite hacer un rastreo de la localización del dispositivo electrónico, sino que también es capaz de hacer capturas de pantalla de las tareas que el individuo realiza en el ordenador sustraído y hasta usa la cámara integrada para obtener fotografías de su cara. Cuál fue su sorpresa cuando encontró indicios de actividad, fotografías desde la cámara web, ingresos en Gmail, Skype y en algún banco, así como el lugar en el que se encontraba (bar Oficina Latina de la ciudad estadounidense), así que mandó un mensaje solicitando ayuda a sus seguidores en Twitter además de llamar a la policía de Nueva York con los datos obtenidos.

¿Qué funcionaría mejor, los agentes de seguridad o los seguidores de Twitter? Obviamente lo segundo, los agentes dijeron que no actuarían sin haber recibido una denuncia del robo, y al cabo de un tiempo estaba en contacto a través de la red social con un seguidor que se encontraba en ese mismo establecimiento y quien se aventuró, con cierto riesgo todo hay que decirlo, a hablar con el personaje para ver si podía recuperar el ordenador de Sean. Aunque el argumento disuasorio era bastante lógico: enseñaron al individuo unas capturas de su cara para hacerle ver su complicada situación ante la justicia y lo importante de que devolviera el equipo si no quería ser denunciado.

Actualmente Sean Power vuelve a disfrutar de su portátil de Apple a pesar de que este haya perdido algunos datos importantes. ¿La moraleja? Nunca pierdas de vista tu MacBook… pero si ocurre recuerda hacer uso de todos los medios a tu alcance para recuperarlo, incluidas redes sociales como Twitter. Por cierto, si alguien está pensando que la historia de este hombre es un truco publicitario de la marca Prey, hemos de decir que no es así, al menos eso informan desde Cnet.