Macotakara vuelve a hacer de las suyas con un nuevo rumor esta vez relacionado con el próximo modelo de iPhone. El blog japonés menciona que diversas fuentes le han asegurado que lo que se verá este año será un iPhone 4S. Es decir, parece que el móvil de Apple no sufrirá una renovación profunda sino más bien un lavado de cara, por lo que no sería un siguiente modelo sino un rediseño.

Esta actualización, según las filtraciones, supondría la inclusión del chip ARM Cortex-A9 como CPU, o sea, el procesador A5 que monta actualmente el iPad 2. Aunque parece que no han podido confirmar si se trataría de un chip dual como el del iPad 2 o simple. Por otra parte, aseguran que el sensor fotográfico será de 8 megapíxels y portará tres o cuatro antenas en su interior con la intención de ofrecer compatibilidad con las diferentes redes telefónicas existentes (como las que usan AT&T y Verizon). Su lanzamiento se produciría en julio o agosto.

Sin embargo, hay una parte de esta filtración que resta credibilidad a todo lo anterior pues parecen confirmar que el smartphone no tendrá SIM, justamente como Apple planeaba hace unos meses, con la SIM integrada sobre la placa electrónica. El problema estriba en que muchos operadores de telefonía obligaron a Apple a buscar otras soluciones diferentes a esa. Incluso una ejecutiva de Orange mencionó recientemente en una entrevista que Apple ya no planeaba dejar al smartphone sin SIM.

Puestos a pensar no tendría sentido que hubiese ahora una vuelta a los planes originales. Aunque sinceramente os confieso que Macotakara tampoco hace una revelación excepcional. Que el iPhone próximo será un modelo continuista es algo que todos esperamos. Que la mayor actualización se producirá el año que viene con el iPhone 5 tampoco parece ningún secreto. Sólo espero que la nueva revisión no tarde mucho en producirse.

Imagen: iPhoneinCanada