Esta mañana, revisando mis feeds de noticias, me encontraba con una nota que indicaba que una de las artistas del momento, Lady Gaga, no sólo estaba ofreciendo su último disco al mísero precio de 0.99 dólares (70 céntimos de euro) a través de Amazon sino que los servidores de éstos estaban teniendo problemas debido a avalancha de visitas de usuarios que querían hacerse con él.

En este post pretendo dar algunos datos sobre la presencia de Lady Gaga en la red, su utilización del llamado márketing 2.0 y de por qué, además de su música, pienso que se trata de una gran artista.

Música en streaming

En 2009 Poker Face, la canción que la lanzó definitivamente a la fama, fue la más reproducida mediante streaming, llegando en Spotify a superar el millón de reproducciones y convirtiéndose en la segunda canción más descargada de todos los tiempos, solo superada por I Gotta Feeling de Black Eyed Peas, a la que hemos de suponer ya habrá superado con creces.

Lady Gaga nunca ha estado en contra de las nuevas formas de distribución musical, más bien todo lo contrario. Además de la noticia con la que abro el post, en la que comento que su disco se ha ofrecido a menos de 1 dólar y ha colapsado los servidores de Amazon, muchos afortunados usuarios de Spotify hemos podido disfrutar en primicia, con varios días de antelación, del nuevo disco de la artista, Born This Way. El disco también ha sido ofrecido de forma anticipada en otros servicios de streaming, aunque tal vez no tan grandes como Spotify.

Videos y contenido interactivo

En cuanto a Videos, a finales del año pasado Gaga anunció en Twitter que sus videos Poker Face, Paparazzi, Bad Romance y Telephone en YouTube habían superado los 1000 millones de reproducciones, una cifra que, de nuevo, ya se ha multiplicado. Todos los videos de Lady Gaga son lanzados de forma oficial a través de Youtube y VEVO. Este acuerdo no sólo beneficia a los usuarios, que tienen acceso a los videos de manera instantánea, sino que reporta ingresos a la artista, que además gana un buen puñado de fans por cada día que pasa, y a Google por anuncios publicitarios.

Tal vez gracias al fruto de esta alianza Google también ha tenido la posibilidad de colgar contenido exclusivo, como el metraje con preguntas y respuestas que los propios fans pudieron formular hace unos meses.

Lady Gaga ha promocionado además Google Chrome. En el video que podéis ver a continuación se puede ver a Gaga utilizando el navegador de Google para comunicarse con sus little monsters, la forma que tiene la artista de llamar cariñosamente a sus fans, una muestra de su actitud, algo que veremos más tarde. Y es que, que la artista más famosa del momento promocione una de las empresas más famosas del momento, no tiene precio.

Actitud y redes sociales

Seguramente uno de los mayores alicientes de Lady Gaga en la nube es que no solamente escribe sus propias canciones y las de otros artistas como Michael Bolton o Britney Spears, sino que escribe diariamente en su propio Twitter –o eso dice–, participando activamente en el servicio de microblogging donde también bate récords.

Hace unos días mencioné brevemente que su cuenta de usuario en Twitter había llegado a los 10 millones de followers, algo que hasta este momento nadie había hecho. La información y los detalles eran cubiertos por ALT1040.

Lo que no mencionamos fue que Gaga también tiene su propio juego en Facebook. Se trata de GagaVille, una sección especial del mundialmente conocido FarmVille de la empresa Zynga, en la que los jugadores pueden disfrutar de un entorno 100% Gaga y en el que además también se pudo escuchar por adelantado Born This Way, el último trabajo de la artista.

Y es que en casos como el de Lady Gaga, las redes sociales y servicios 2.0 no hacen más que contribuir al éxito de los artistas, dando opción a la gente que se interese y a sus seguidores de comunicarse directamente con ellos –o al menos dar esa impresión– y a los propios artistas a generar contenido social e interactuar con sus fans. Y es que el hecho de poder encontrar a un artista en las redes sociales y ver que este escribe comentarios normales hace que la gente sienta que también son personas como ellos, acercándoles un poco más al suelo que ellos mísmos pisan y generando cierta simpatía ya de entrada. Y sino que se lo digan a Ashton Kutcher.

Otro ejemplo de artistas 2.0 puede ser el idolatrado por unos y criticado por otros Justin Bieber, un artista que prácticamente ha sido creado gracias al márketing 2.0, con su manager comentando incluso cómo aprovechar servicios como YouTube o Twitter como plataforma de lanzamiento de artistas.