De las Apple Retail Stores se dice que son enclaves de peregrinación, como si los usuarios de Apple fuesen una especie de secta masificada que buscase la ubicación de toda tienda coronada por una manzana nada más llegar a la ciudad turística de turno. Aunque desde la exageración, no nos atrevamos a negar que las Retail Stores son parada obligada de cualquiera de nuestros viajes. Un servidor mismo piensa visitar en un par de días alguna de las que se dispersan por Los Ángeles.

Es curioso porque (con claras excepciones) todas suelen seguir la misma disposición y estructura. Sabemos de sobra qué vamos a encontrar y cómo vamos a encontrarlo: una ristra de productos ya de sobra manoseados dispuestos con cuentagotas, empleados sonrientes en exceso y colas kilométricas para hacerse con el gadget de moda.

Sea como fuere, no podemos resistirnos. Estos templos de lo prístinamente tecnológico, donde todos los presentes comparten en mayor o menor medida su gusto por la filosofía Apple (o Samsung, que últimamente ya no sabe uno cómo referirla) tienen algo que nos atrae.

Eric Fischer lo ha dejado bien claro en su última investigación, consistente en disponer sobre un mapa (ver imagen) todos y cada uno de los disparos fotográficos registrados por Flickr en la ciudad de Nueva York. El resultado es sorprendente: la Apple Retail Store de la 5ª Avenida es el enclave más fotografiado, por encima del Rockefeller Center (2º), el Columbus Circle (3º) y Times Square (4º).

A nivel internacional, la tienda que Apple regenta en Shanghai (distrito de Pudong) se ha convertido también en una de las grandes atracciones turísticas de la ciudad, con un tráfico inigualable al de cualquier otra Retail Store. El edificio impresiona: un cilindro de cirstal de 12 metros de altura ofrece acceso a un espacio comercial subterráneo superior a los 140 metros cuadrados.

No quiero ni pensar en la aglomeración perpetua de curiosos a las puertas de la futura Retail de la Puerta del Sol de Madrid