La decisión de hacer jailbreak o no a nuestros dispositivos iOS no es una decisión que se pueda tomar a la ligera aunque sí resulta sumamente tentadora. No sé cuántos de nuestros lectores tienen hecho el jailbreak a su iPhone o iPad pero seguramente que la cantidad es considerable. En cambio otros muchos, entre los que me incluyo, preferimos dejar nuestro móvil como está, aunque esto no quiere decir que no lo hayamos probado en alguna ocasión.

Con el fin de plantear un debate entre todos que nos ayude a posicionarnos con algo más información sobre la mesa, nos disponemos en este post a plantear una serie de motivos que podrían llevarnos a hacer jailbreak (o no) a nuestro móvil o tablet. De modo que sin más dilación, abordemos este asunto.

A favor del jailbreak

¿Qué podría animarnos a «jalibreakear» nuestro iPhone o iPad? Bien se podría resumir en una sola cuestión: libertad. Libertad para hacer lo que queramos o lo que los desarrolladores alojados en Cydia tengan previsto en sus apps. Recordemos que hay algunas aplicaciones a las que Apple no ha dado entrada en su App Store, otras fueron expulsadas de la tienda por no acatar las reglas del juego establecidas en Cupertino. Pues bien, la mayoría de ellas están accesibles si hacemos jailbreak.

Pero esta libertad no sólo se hace evidente en el acceso a mayor cantidad de aplicaciones, sino también en la posibilidad de realizar determinadas acciones en nuestro iPhone o iPad que no estarían permitidas en un iOS oficial. Planteemos algunas de ellas:

  • Una pantalla de bloqueo con información adicional mediante aplicaciones como iD3 o IntelliScreen
  • Cinco apps en el dock en lugar de cuatro con Five Icon Dock o similar
  • Mayor usabilidad en algunas aplicaciones, por ejemplo Fullscreen for iPad que permite ejecutar Safari a pantalla completa en el iPad o un cliente de Twitter que se muestra en la barra de estado del iPhone
  • Gestos multitáctiles en iPhone mediante aplicaciones como MT Gestures
  • Temas personalizables para cambiar el aspecto completo de la interfaz de iOS

Seguro que algunos de vosotros apreciáis muchísimo estas facilidades a disposición de quien libere su iPhone o iPad de sus ataduras (si echáis en falta en la lista alguna otra característica útil no dudéis en incluirla en los comentarios). Por otra parte algunos otros liberan sus gadgets por ese placer casi romántico de sentir que Apple no les está poniendo cotas, límites, a sus movimientos.

Aunque cabe hacer una aclaración, pues como se puede ver, no se incluye en este apartado un motivo que es esgrimido a veces por los defensores del jailbreak: el ahorro, porque en la mayoría de las ocasiones estas aplicaciones son de pago con precios semejantes a los que podamos encontrar en el App Store.

En contra del jailbreak

Si existen tantas buenas razones para hacer jailbreak, ¿qué es lo que mantiene a algunos usuarios con sus iPhones o iPads totalmente vírgenes en lo que a sistemas de «jailbreakeado» se refiere? Si la razón para liberar el dispositivo se puede resumir en una sola palabra, también existe una palabra a este lado de la balanza y esta es la seguridad. Y esta seguridad se manifiesta en dos vertientes.

Por un lado nos encontramos con que el sistema de jailbreak no siempre asegura que el dispositivo vaya a estar libre de intrusos, pues en numerosas ocasiones estos mismos métodos aprovechan agujeros de entrada en el sistema iOS para poder reventarlo. Recordemos por ejemplo lo que sucedió al jailbreak de iOS 4 hace más de medio año, cuando un fallo de seguridad que permitiría la entrada a cualquier atacante malintencionado fue puesto en evidencia.

Pero por otro lado la seguridad también se evidencia de una forma más personal. Porque el jailbreak no siempre está exento de fallos, errores de ejecución que pueden producir pérdidas de datos si no se ha realizado una copia de seguridad estable recientemente o errores que generan mal funcionamiento del dispositivo como el que ha causado graves problemas a los poseedores de Wi-Fi Sync para iPhone.

Y en el caso en que estos inconvenientes no produzcan pérdidas de datos, al menos sí se produce una pérdida de nuestro tiempo si debemos volver a sincronizar con iTunes desde una copia estable. Precisamente esta es una de las razones por las que Apple no repara en garantía dispositivos en los que haya evidencia de que se ha realizado un jailbreak, la empresa no puede asegurar que el mal funcionamiento no se deba a la violación del software oficial.

Conclusión

Mirando hacia atrás a todo lo analizado es evidente que, si bien realizar una liberación del sistema a nuestro dispositivo iOS es una decisión personal, no es una decisión de poca importancia. En definitiva tendremos que colocar en la balanza las siguientes pesas: libertad y seguridad y dejar que decida la opción que más valoremos entre ambas.

Esto no quiere decir que no haya más motivos por los que estar a favor o en contra, estos son los motivos más evidentes para un servidor vuestro. Ahora sólo queda esperar a que vosotros mismos, queridos lectores, abráis el turno de comentarios mencionando qué alternativa habéis escogido vosotros y por qué.

Imagen: MuyComputer