Me parece una gran hipocresía la doble cara que en muchas ocasiones muestran los fabricantes de productos electrónicos al referirse a Apple y a su forma de entender el sector. Tanto en la publicidad como en comentarios a la prensa destacan a menudo que la empresa de la manzana establece unos precios engordados tan sólo porque sabe venderse a las masas de aficionados a sus plataformas.

Pero es una doble moral la que demuestran, porque más adelante no tienen ningún reparo en copiar las mejores ideas que los de Cupertino desarrollan. Buena prueba de ello es lo que está pasando y va a pasar en el mercado de los portátiles o laptops. Hace apenas unos meses que Apple sorprendió a los usuarios con un portátil renovado que bebía de las mismas aguas que los tablets: fino, ligero, arranque automático y rápidos accesos a la información gracias al almacenamiento SSD.

Pero el mundillo de Windows se limita a mencionar que para eso mejor comprar un netbook de altas prestaciones. Menos mal que siempre acaban reconociendo sin decirlo que Apple ha vuelto a hacerlo. Y es «sin decirlo» porque sólo hay que observar sus innovaciones futuras para comprobar que aquel portátil de Apple llevaba la razón.

Sobre esto tan sólo vamos a poner dos ejemplos: las declaraciones del vicepresidente ejecutivo de Intel ayer mismo en la Computex de Taipei y la presentación del Asus UX21. En primer lugar, centrándonos en Intel este ejecutivo ha mencionado que su empresa está investigando y desarrollando nuevas tecnologías que permitan reducir el peso y el grosor de los portátiles. Incluso han acuñado un nuevo término, el Ultrabook que hace referencia a un portátil ligero y delgado que toma prestado las mejores características de los tablets como su arranque inmediato o su portabilidad.

Su apuesta en este sentido se centra en el desarrollo de la nueva generación de procesadores llamada Ivy Bridge que integrará transistores tridimensionales que reducirán considerablemente el tamaño de los chips. Esta tecnología llegaría en 2012 pero mientras se están produciendo mejoras en el hardware actual. Gracias a este esfuerzo Intel espera tener pronto en el mercado portátiles que ronden los 1.000 dólares con estas prestaciones, que bajarían a 600 dólares en un par de años.

Pero también queríamos hablaros del Asus UX21. Asus fue invitada por Intel en esta conferencia para hablar de su propia experiencia en llevar a la práctica estos nuevos principios expuestos por Intel. El resultado se llama Asus UX21 y es un portátil que seguramente nos recordará al MacBook Air. Tan sólo necesitamos unos segundos para ver el siguiente vídeo grabado por los chicos de Engadget para corroborarlo.

La copia es más que evidente, la forma y la filosofía coinciden con la de Apple en su MacBook Air:

  • 11 pulgadas
  • Almacenamiento flash
  • Peso reducido
  • Resolución de la pantalla
  • Touchpad de cristal

Y aunque no es tan delgado como el MacBook Air pero supera al pequeño de la familia de Apple en potencia con un Core i5 a 1’7 GHz. Habrá que ver cómo se comporta la batería con una potencia semejante.

Una cosa está clara, si ahora los fabricantes de portátiles comienzan a imitar el estilo MacBook Air es porque Apple ha sabido responder a la demanda y necesidades de los usuarios en movilidad. Lo que refuerza la idea de que el olfato tecnológico de Apple sigue en plena forma y de que el futuro portable está lleno de MacBooks Air.