Lo he comentado alguna que otra vez. A pesar de haber llegado a un total de 500.000 aplicaciones en la App Store, y otras tantas en el Android Market u otros intentos, hay determinadas aplicaciones que como aplicación nativa no tienen mucho sentido.

Ahora, voy a introducir un concepto de programación con el que no todo el mundo está muy familiarizado, para que se entienda mejor mi planteamiento. Es el concepto del servicio web. Este servicio web (a grandes rasgos) es aislar el proceso que ocurre cuando estamos en un formulario de internet y le damos a algún botón que hace que se envíe lo que hemos escrito. Cuando pulsamos el botón, se crea una llamada a un servidor (con un formato determinado) que recibe nuestra petición, la procesa, y devuelve una respuesta que normalmente vemos en otra página web. Si aislamos, como hemos dicho, este proceso, quedándonos solo con los datos de envío y de respuesta, tenemos una servicio web.

Pues bien, ese concepto, es el que usan muchas aplicaciones como Facebook, Twitter, LinkedIn, Mapas… Muchas de las aplicaciones que usamos en el día a día, que requieren conexión online, son meros interfaces preconstruidos con cuatro líneas, donde el total de la aplicación (lo que realmente importa) viaja a través de estos servicios web, para luego pintar los datos como la aplicación quiera. Hay veces, que incluso el servicio web ya devuelve la información completamente maquetada para que el proceso sea el mínimo. Por citar un ejemplo concreto, la realidad, es que la aplicación de Facebook (a grandes rasgos) es como si hubieran hecho un navegador web diseñado por ellos para navegar por su web (todo a grandes rasgos para que pueda ser entendido).

Hoy mismo he leído la curiosa noticia que Google, en su afán por demostrar que la web es el futuro de determinados servicios y no las aplicaciones nativas (y lo están consiguiendo) ha actualizado la versión de Google Maps para web (que funciona a la perfección en Safari de iOS). Si tenemos la curiosidad de probarlo nos daremos cuenta de algo muy curioso: ¡es más rápido y mejor que la aplicación Mapas de iOS!. Las rutas, marcar un punto, ver la información del transporte público, cambiar entre tipos de mapas, hacer zoom con la pinza, cambio entre tipo de mapas… todo es más completo y, sobre todo, mucho más rápido. Google ha igualado las funcionalidades de la versión Android de Google Maps a la versión web.

Yo, por ejemplo (que no suelo subir muchas fotos a Facebook y cuando lo hago, uso iPhoto para ello o el iPhone directamente) normalmente es en el iPad donde hago un repaso de los últimos movimientos de mis amigos en la red social. Y lo usual, es que haga esto en el iPad, con la propia web y desde Safari. Me resulta más cómodo, más claro, y puedo hacerlo todo sin problema (salvo subir fotos).

De las misma forma, no podemos olvidar una noticia que comenté hace poco: la forma en que Amazon seguirá existiendo en iOS cuando pase el 30 de junio (fecha límite para adaptarse a las normas de suscripciones o compras integradas de Apple). Lo hará a través de una aplicación web, [Kindle for the Web], que funcionará en iOS a la perfección, donde se podrá leer como hasta ahora, acceder a todas nuestras compras, comprar más si queremos, poner marcadores, anotaciones… absolutamente todo lo que puede hacerse a día de hoy con la aplicación nativa de iOS, se podrá hacer con esta versión web que solo necesita el navegador para funcionar. Incluso ampliará funcionalidades.

Y no olvidemos el último caso de la revista Playboy, donde han conseguido meter desnudos en iOS a través de su navegador, también con una aplicación web.

Pero no nos engañemos. Nadie a engañado a Apple. Steve Jobs lo dijo muy claro en la keynote de la WWDC de 2010: si alguien no quiere pasar por las normas de la App Store, que use HTML5+CSS3+Javascript y podrá hacer lo que quiera sin que Apple diga nada. Soportan esta tecnología y forman parte del consorcio de empresas que definen este estándar que es abierto y libre.

El futuro, por lo tanto, está delante nuestra y gente como HP (cuyo nuevo tablet se apoya principalmente en web apps) lo ven muy claro. El consumo de servicios provenientes de internet se hará a través del navegador con web apps (no las páginas web a las que estamos acostumbrados) y dejaremos las cosas más específicas (como juegos o aplicaciones más pesadas) para que se ejecutan nativamente en cada dispositivo.

Está claro: RIM (Blackberry), Android, iOS, Web OS y ahora Windows Phone 7 en su última actualización, soportan HTML5. El cambio empieza en breve, así que señores desarrolladores, vayan aprendiendo HTML5, CSS3 y JavaScript.