Era un hecho prácticamente confirmado en toda la blogosfera. Hoy Apple renovaría la gama iMac, de la misma forma que renovó la gama MacBook Pro el pasado mes de febrero. ¿Y qué nos ha deparado esta renovación? Pues una renovación basada en las mismas premisas que la que sucedió hace unos meses: igual por fuera, renovación por dentro. El todo en uno de Apple sigue siendo igual de brillante, pero mucho más potente por dentro.

Los modelos de la gama iMac siguen siendo exactamente iguales en apariencia, pero por dentro han renovado sus procesadores de la gama Core iX, sustituyéndolos por los nuevos procesadores de segunda generación con núcleo Sandy Bridge y GPU integrada en el mismo procesador. Siguen con GPU de ATI para todos los modelos, con tarjeta gráfica con memoria dedicada, y con modelos más actuales y potentes.

Como sucediera con los MacBook Pro, cuando el sistema requiere un uso gráfico intensivo, hace uso de la GPU de ATI, y cuando no, utiliza el procesador integrado Intel HD 3000 con memoria compartida con el sistema de hasta 384Mb. Esto le proporciona un uso energético mucho más óptimo, y no requiere de ningún tipo de reinicio en el sistema. Como hemos dicho. las gamas de ATI han sido renovadas. De los modelos 4670, 5670 y 5750, a los más actuales modelos Radeon HD 6750M y 6970 de ATI, todos siempre dentro de la gama de GPU de tecnología móvil, de gama media/alta.

Lo que Apple ha intentado ha sido homogeneizar las características lo más posible, ya que toda la gama trae de serie un disco duro de 7200rpm con 1TB de capacidad (salvo el modelo de entrada a gama con 512GB), 4GB de RAM a velocidad de bus de 1333Mhz, dividido en dos módulos de 2GB cada uno y montan los procesadores en cuatro núcleos para todos los casos. El procesador elegido en este caso es siempre el core i5, quedando la opción de los core i7 como opción de ampliación a través de la tienda online o tiendas oficiales bajo demanda. La gran novedad a este respecto, es que tanto el modelo de 21’5″ como el de 27″ pueden aspirar a este core i7.

Como es lógico, todos los iMac incorporan en su núcleo principal tecnologías como el TurboBoost 2.0, mucho más óptimo, que es capaz de acelerar el procesador en situaciones de exigencia alta hasta a 3,8Ghz (según el modelo). Así mismo, todo con una arquitectura de 32nm de alta capacidad y bajo consumo. Recordamos que, aunque el nombre de los procesadores es el mismo (i5 o i7) que los que ya existían, estamos hablando de una generación que marca una diferencia bastante sustancial.

Entre otras diferencias claras, tenemos diferentes tecnologías de apoyo al procesamiento desde el propio procesador, como la aceleración de codificación y decodificación de vídeo H.264, la integración de un motor gráfico dentro del procesador principal (lo que optimiza su uso para tareas de escritorio) y una de las cosas más importantes: los canales de acceso a la memoria están en la propia CPU, lo que optimiza mucho el rendimiento. Por lo tanto, el cambio de CPU es bastante sustancial y la mejora de rendimiento muy superior a los modelos que ahora desaparecen de la venta. La arquitectura Sandy Bridge aporta una mejora muy importante.

Las especificaciones generales quedarían de la siguiente forma, teniendo en cuenta los detalles comunes a toda la gama básica, ya comentados:

  • iMac 21’5″ Intel Core i5 Sandy Bridge de cuatro núcleos a 2,5 GHz con 6 MB de caché en chip de nivel 3 compartida, disco duro de 512Gb y procesador gráfico Radeon HD 6750M de AMD con 512 MB de memoria GDDR5.
  • iMac 21’5″ Intel Core i5 Sandy Bridge de cuatro núcleos a 2,7 GHz con 6 MB de caché en chip de nivel 3 compartida, disco duro de 1Tb y procesador gráfico Radeon HD 6770M de AMD con 512 MB de memoria GDDR5. Este modelo se puede ampliar para disponer de 2Tb de disco duro o un disco SSD de 256Gb. Además se permite ampliar el procesador por un Core i7 de Intel de cuatro núcleos a 2,8 GHz.
  • iMac 27″ Intel Core i5 Sandy Bridge de Intel de cuatro núcleos a 2,7 GHz con 6 MB de caché en chip de nivel 3 compartida, disco duro de 1Tb y procesador gráfico Radeon HD 6770M de AMD con 512 MB de memoria GDDR5. Este modelo se puede ampliar para disponer de 2Tb de disco duro o un disco SSD de 256Gb.
  • iMac 27″ Intel Core i5 Sandy Bridge de Intel de cuatro núcleos a 3,1 GHz con 6 MB de caché en chip de nivel 3 compartida, disco duro de 1Tb y procesador gráfico Radeon HD 6970M de AMD con 1 GB de memoria GDDR5. Este modelo se puede ampliar para disponer de 2Tb de disco duro o un disco SSD de 256Gb. Además se permite ampliar el procesador por un Core i7 de Intel de cuatro núcleos a 3,4 GHz y como única opción para esta gama alta, se puede acceder a una Radeon HD 6970M con 2Gb de memoria GDDR5.

En la anterior gama que ahora desaparece, teníamos disponibles 7 modelos diferentes, 3 de tamaño 21’5″ y 4 de tamaño 27″, incluyendo las posibles ampliaciones de los modelos base de cada gama. Ahora tenemos un modelo menos, ya que tenemos cuatro modelos bases y dos posibles ampliaciones para las gamas altas de iMac, tanto de 21’5″ como de 27″. De hecho, podríamos decir que existe una virtual séptima opción pues podríamos querer el modelo tope de gama con la GPU de ATI con 2Gb de memoria dedicada en lugar de 1Gb nada más. Lo importante, es que se han renovado todos los core iX de primera generación por los nuevos Sandy Bridge.

También ha llegado a los iMac, la inclusión del famoso puerto Thunderbolt, que ofrece unas prestaciones de velocidad espectaculares, con dos canales de 10 Gb/s en ambas direcciones, que suponen 20 veces la velocidad de un USB 2.0 o 12 veces un FireWire 800. Además permite la conexión de múltiples dispositivos a un solo puerto y que el ancho de banda se reparta entre todos ellos. Dicho puerto ha reemplazado al conector de salida de vídeo DisplayPort, aunque puede seguir siendo usado como tal, ya que unas de sus funciones es actuar como salida de vídeo estándar, dada su gran capacidad. Lo bueno, es que Apple no se ha conformado con un solo puerto, y ha puesto dos puertos Thunderbolt en los nuevos modelos. Como bien sabemos, aun no existen muchos dispositivos con esta tecnología, pero es una apuesta de futuro a un estándar que presumiblemente se impondrá, al tener su origen en la propia Intel.

Otra novedad es que la cámara iSight pasa a ser una FaceTime HD y, por lo tanto, la aplicación FaceTime para Mac vendrá incluida de serie en cada uno de estos nuevos iMac que se empiezan a vender desde hoy mismo. La principal diferencia de esta, no es sólo el nombre. La diferencia es que la FaceTime HD es una cámara web panorámica 16:9 y permite grabar y realizar videoconferencia en calidad hasta HD 720p.

Detalle importante es la posibilidad de elección entre un Magic Mouse o un Magic Trackpad a la hora de controlar el equipo. Si sumamos a esto el teclado inalámbrico incluido, tenemos que el nuevo iMac, ahora más que nunca, sólo necesito un cable para enchufar y nada más. Todo para ser lo más práctico posible. 4 puertos USB 2.0, un FireWire 800, puerto Ethernet gigabit y su correspondiente entrada de micrófono y salida de audio analógico o digital. Además, su lector de tarjetas SD con soporte de SDXC para tarjetas de hasta 2Tb y su unidad SuperDrive de 8x.

Por último, aunque no menos importante, Apple siempre le da la máxima importancia al tema ecológico y en este caso no iba a ser menos. Para la fabricación de los nuevos iMac se ha prescindido de materiales contaminantes o de difícil reciclado como el arsénico, el PVC, BFR (retardantes de llama bromados) o mercurio y se ha usado vidrio especial sin arsénico. Está construido en vidrio y aluminio, lo que facilita su reciclado, y además cumple con las más altas exigencias energéticas, consiguiendo la calificación Gold de la EPEAT (herramienta de evaluación de productos electrónicos) y el cumplimiento de la norma Energy Star 5.2 dada su óptimo uso energético desde la propia fuente de energía del ordenador, a cada uno de sus componentes. Podéis consultar todos los detalles sobre estos temas en la sección correspondiente de la web oficial.

Los precios han bajado levemente, y por lo tanto, tenemos el modelo de entrada a gama por 1.149€, en 21’5″ de pantalla, y el modelo de 27″ desde 1.649€. Una rebaja de 50€ sobre el precio de la gama anterior. Hay 300€ de diferencia entre los modelos de 21’5″ y 250€ entre los de 27″, de forma que los precios quedan en 1.149€ y 1.449€ para los dos modelos base de 21’5″ y 1.649€ y 1.899€ para los modelos base de 27″. Un gran precio, a mi modo de ver, por todo lo que ofrecen y cómo lo ofrecen.

Esta es sin duda, una gran renovación para la gama, muy al estilo de la última de los MacBook Pro. Podéis ver todas las especificaciones y datos en la web oficial.