Imagina que te aventuras a montar un puesto de pan en una céntrica calle de tu ciudad con toda la ilusión del mundo porque estás convencido de que tu producto es el mejor gracias al proceso innovador que sigues, y sabes que será el preferido por los clientes. Sin embargo al poco tiempo descubres que otros comerciantes han analizado las bondades de tu negocio y se ponen en la labor de hacer un producto aún mejor que el tuyo. Por muy convencido que estés de tu proceso de horneado, sabes que en definitiva será el cliente el que decida, el que haga caer la balanza hacia tu lado o hacia el lado de la competencia.

Eso es lo que ha ocurrido entre Apple y todos los demás fabricantes tecnológicos en lo que tiene que ver con los tablets. Apple lo impulsó, Apple le otorgó un toque distintivo, lo hizo asumible y atractivo de cara a los usuarios pero muchos otros vinieron para llevarse parte del pastel. ¿Quién posee la mejor plataforma tablet en estos momentos? Es el cliente, el usuario de a pie, nosotros, el que decide eso, por mucho que Jobs o los anuncios de Motorola se empeñen en decir lo contrario. Y los números ya han hablado.

Desde Digitimes han trascendido las ventas del iPad 2 durante su primer mes de existencia: según cálculos, de 2’4 a 2’6 millones de unidades… ¡una barbaridad! Pero lo mismo ha ocurrido con el Motorola Xoom, también se han estimado sus ventas desde que viera la luz: 100.000 dispositivos según los analistas del Deutsche Bank, y como todos sabemos, lleva algo más de un mes en las vitrinas de las tiendas (recordemos que el iPad 1 vendió más de 300.000 unidades la primera semana). Volviendo a la comparación del comienzo de este artículo, es como si descubriésemos que estamos vendiendo 25 panes por cada pan que vende nuestra competencia.

Lo peor de todo es que no tiene pinta de que la situación vaya a mejorar en los próximos meses, pues los analistas prevén unas ventas de 12 millones de iPads 2 durante el siguiente trimestre. Y es cierto que habrá el que se levante para decirnos que la maquinaria comercial de Apple no es la que posee Motorola a nivel mundial, pero los números no pueden ser más contundentes, tanto que sería impensable atribuir el éxito de Apple sólo a las hordas de fans.

Reconozcámoslo, el tablet de Apple tiene una aceptación mayor porque:

  • Su uso es intuitivo
  • Posee miles de aplicaciones dedicadas, a diferencia de la pobre oferta de la competencia
  • Su precio se mantiene en un margen contenido y accesible
  • Es una plataforma que ya ha cumplido un año

La raíz del asunto sería analizar si esta situación interesa realmente, bajo mi opinión considero que sólo puede hacer daño:

  1. A Apple, porque fácilmente se puede dormir en los laureles del éxito al no sentir la presión de la competencia que la obligue a mejorar el producto
  2. A la competencia, que en un bucle sin control podría fácilmente hundirse por la falta de desarrolladores que no quieren entrar en un sistema que no se vende por la falta de desarrolladores que hagan aplicaciones
  3. A los usuarios, que no tenemos alternativas sólidas en el mercado y que tardaremos más en percibir una bajada de precios ajustada a la cantidad de la oferta disponible.

¡Enhorabuena a Apple por sus fantásticos números, pero por el bien de todos esperemos que la oferta de la competencia mejore con el tiempo!