Una de las primeras compañías que aceptó y propagó la utilización de la regulación de las cookies fue Mozilla. La compañía lanzó finalmente dentro de Firefox 4 la herramienta de ‘No seguimiento’ en las preferencias del navegador, una aplicación que permitiría a los usuarios informar a los proveedores que no desean el seguimiento de según que webs, una fórmula que de alguna manera viene a modificar el estado de las cookies y sus usos diarios. Pues bien, pasados unos días del lanzamiento de Firefox 4, parece que comienza a tener adeptos entre la industria.

Uno de los principales motivos de queja que existen hacia esta propuesta tiene que ver con que el funcionamiento solamente es óptimo si los anunciantes aceptan el feedback lanzado por el navegador. Como decía anteriormente, la situación es más positiva de lo que pudiera pensarse. Tras unos días de F4, la compañía ha anunciado que muchas compañías comienzan a aceptar el «reto».

El registro de noticias AP ha sido el primero en implementar el soporte Do Not Track a más de 800 alojamientos que cuentan en total con 175 millones de visitantes únicos. Todos estos alojamientos que visiten los usuarios podrán elegir entre navegar con la herramienta y no ser objeto de seguimiento alguno.

La compañía también se encuentra en negociaciones con la DAA, Alianza de Publicidad Digital, quienes estudian la posibilidad de incorporarlo en su programa interno de autorregulación. Este paso es de los más importantes, ya que básicamente la publicidad masiva es la razón de ser de la herramienta. La DNA representa a más de 5.000 empresas del sector de la comunicación en Internet y el comercio.

Así las cosas, parece que la sensación generalizada por parte de los anunciantes y la publicidad es la de aceptar de buen grado la llegada de la opción. Por parte de los usuarios, una buena opción para evitar o recomendar que no desean la «invasión» de la publicidad y los «reclamos» que llegaban de nuestros registros.