A través de un estudio realizado por Discapnet, del Observatorio de Accesibilidad TIC, la Fundación ONCE crítica duramente el acceso que tienen de las mismas las personas con discapacidad. El motivo no es otro que las dificultades añadidas que se encuentran y la poca implementación de medios que reciben desde las redes sociales.

El informe o estudio se realizó en aquellas personas que tenían algún tipo de discapacidad visual, motriz, auditiva o cognitiva, incluyendo a personas mayores. Se escogieron a 20 personas con edades comprendidas entre los 15 y 45 años se les evaluó la capacidad de «funcionar» en Windows Live, Facebook, Twitter, Xing, MySpace, Flickr, Tuenti y LinkedIn. Las notas fueron las siguientes:

  • LinkedIn se mostró con la nota más alta en cuanto a accesibilidad técnica seguida de Flickr y Xing.
  • Por el contrario, Tuenti y MySpace se mostraron como las peores en este aspecto.
  • Flickr se mostró como la mejor red en cuanto a experiencia de usuario, seguida de Xing, Twitter, Facebook y LinkedIn.
  • Por el contrario, MySpace, Windows Live y Tuenti fueron las que peor nota sacaron en este aspecto.

El resultado final aportado por Discapnet mostró en líneas generales una nota muy baja en cuanto a accesibilidad y muy deficiente en cuanto a requerimientos técnicos.

Para finalizar estos datos, Luis Crespo, director general de la Fundación ONCE, comentó sobre el problema que:

Aunque en España existen dos leyes que regulan el acceso de las personas con discapacidad a la sociedad de la información, en el nivel de cumplimiento es donde radica el problema. Pedimos que desde las administraciones públicas no se quede en simples frases si no que estos derechos puedan ejercerse. Desde la Fundación ONCE creemos que en la era digital y de la sociedad de la información, la accesibilidad no es tan sólo un valor añadido sino que es un derecho a proteger

Personalmente no puedo estar más de acuerdo, hacen bien en pedir un aumento en materia de accesibilidad para todas a aquellas personas que sufran algún tipo de discapacidad y no puedan enfrentarse de manera «normal» a la red como la mayoría de usuarios. Un primer paso que ha finalizado con una toma de contacto con Facebook para que tomen conciencia del problema.