Y mientras Apple sigue sin abrir la iBookstore en España. Ya comentamos hace mucho, como editoriales y autores tienen la posibilidad de editar sus libros a través de la iBookstore. ¿Cuál es el problema? Que solo pueden hacerlo en el mercado de USA y trabajando como empresa o autónomo, en la propia USA.

Si queremos editar necesitamos un dato esencial para poder hacerlo: un US TAX ID. ¿Qué es eso? Pues algo parecido al NIF en España, un número de identificación ante la Autoridad Tributaria americana, que sólo se concede a aquellos residentes con tarjeta laboral americana. De igual forma, se precisa una cuenta corriente bancaria residente en USA. Por lo tanto, si queremos publicar nuestros libros con Apple, ahora mismo y dadas las circunstancias, no podemos.

Cuando bajamos iBooks en nuestros iOS, a lo único a lo que podemos acceder es al amplio catálogo del Proyecto Gutenberg, que engloba más de 30.000 títulos sin derechos de autor vigentes, la gran mayoría en inglés. Ahí se acaban nuestras posibilidades de adquirir libros (por vía legal).

Mientras, Amazon prepara su desembarco en España para este verano, y según hemos podido leer, ya tiene ofertas de empleo para jefes de ventas de la Kindle Store española. Esto significaría que tendríamos en breve una oferta de lectores electrónicos Amazon Kindle, en menos de 24 horas entregados en casa sin gastos de envío, a un precio que no superaría en ningún caso los 90-100€ de precio (aproximadamente).

Unos dispositivos cómodos, prácticos, bien manufacturados, con conexión WiFi o 3G (el 3G por unos 140-150€) con una conexión de datos móviles permanente, libre de costes. Un dispositivo de una calidad increíble en el que, con sólo pulsar un click, podemos comprar cualquier novedad editorial a un coste muy inferior al formato impreso.

Este es el modelo que ha hecho que en USA el libro físico sea YA, a día de hoy, el que menos ventas tiene. En Amazon se venden desde hace meses en una proporción de un 65%-35%, libro electrónico a libro físico. Pero ahora, en USA, ya se venden más libros electrónicos en general, en todas las tiendas y todo el país, que libros impresos. Y esa es la tendencia que va a tomar el mercado, guste o no a quien imprima los libros.

De esta forma, no sé a qué espera Apple para abrir su iBookstore a otros países como España, y permitir que las editoriales salgan a ofrecer sus catálogos. Una empresa que ya tiene creado un ecosistema a nivel internacional para con aplicaciones móviles y de ordenador, música o películas, no sé a qué espera pues Amazon le va a tomar la ventaja también en Europa.

La mayoría de la gente lo tiene claro en USA: la facilidad y calidad de Amazon Kindle y su Kindle Store merece la pena. Será un ecosistema cerrado con DRM, pero aporta unas ventajas que satisfacen a los editores y que, lo más importante, crea una plena satisfacción en el consumidor. De esta forma, compramos un libro por la web, y en cuanto conectemos el WiFi de nuestro lector, se descargará solo en él. Si lo compramos desde el mismo lector, igual, se descargará inmediatamente. Si tenemos el 3G, igual y sin coste por la navegación y la descarga en apenas 60 segundos.

Todo de una sencillez y transparencia extremas. Nada comparado con el modelo engorroso de venta de Adobe Digital Editions que se usa en la actualidad en España.

Y los mayores beneficiados de todos seremos los lectores, porque Amazon tiene mucho peso, y cuando las editoriales (aunque sea una sola) acepten las políticas de precio de Amazon y de pronto empiecen a ver como sus arcas se llenan de usuarios que prefieren facilidad, comodidad y buen precio, al gratis de mala calidad y engorroso, pasarán por el aro (como ya lo han hecho en USA). Y entonces viviremos en un maravilloso mundo donde el autor será el mayor beneficiado y donde la difusión de la cultura será mayor. Un mundo como el que vive ahora mismo Estados Unidos.

Llámenmé soñador, pero sabemos perfectamente que todas las tendencias americanas, tarde o temprano, desembarcan en Europa y al tiempo, en España. Es sólo cuestión de tiempo.