Con los útiles o herramientas digitales sucede algo parecido a lo que nos pasa con las mascotas, tarde o temprano acabamos cogiéndoles cariño. En el primero de los casos no es por la atención que nos prestan o sus jugueteos incontrolados, eso mejor se los dejamos a perros y gatos. En el caso de los gadgets el cariño se va adquiriendo a medida que tenemos historias que contar junto a ellos: aquel viaje increíble, ese suceso inesperado, etc.

Hablando sobre este asunto, es curioso que, con el poco tiempo que lleva en el mercado, al iPad 2 ya le hayan surgido unas cuantas historias originales que bien podrían formar parte de una trama cinematográfica. Para muestra cuatro ejemplos, cuatro herchos verídicos producidos en las últimas semanas.

Propuesta de matrimonio

Jordan C. deseaba pedir matrimonio a su novia Jessica y para ello ideó un plan: adquirir el nuevo iPad 2 con un grabado detrás (ya sabéis que estos grabados son gratuitos al comprar el gadget en la tienda online de Apple). Una vez obtenido el pedido, se dirigió con su chica al Bosque Nacional Redwood donde, tras cruzar un río y tras soportar unas horas de lluvia intermitente llegaron al conocido como el árbol más alto del mundo.

Ese fue el escenario elegido para arrodillarse, mostrarle su iPad 2 y proponerle matrimonio. Interesantes fueron las palabras de respuesta de su novia:

Sí, y ahora dame mi iPad

Supongo que nuestro amigo nunca sabrá si su chica aceptó por amor, o si lo hizo sólo para conseguir su gadget deseado.

Una buena obra

Chris Reimer es el dueño de una tienda online de camisetas del norte de California. Al poco de ser puesto a la venta el iPad 2 solicitó ayuda a sus followers de Twitter porque no encontraba el dispositivo en ninguna de las tiendas a las que fue. Uno de sus 52.000 seguidores, llamado Muljadi Budiman le comentó por Twitter que estaba en la cola de la Apple Store y que si lo deseaba podría comprar dos tablets en lugar de una si le decía qué configuración quería.

Al parecer Chris rechazó la oferta sobre todo porque no tenía claro qué modelo prefería. Cuál fue su sorpresa cuando al día siguiente recibió un nuevo tuit de su seguidor mencionando que finalmente no pudo hacerse con un iPad 2 el día anterior y que volvía a estar en cola. Esta vez Chris aceptó y quedaron en un café para poder recoger su nuevo juguete.

Apple dice que sí

De todas las que os vamos a contar hoy, quizás esta experiencia sea la más original de todas, y que muestra hasta qué punto llega la política de marketing de la empresa de la manzana. En Apple han estado haciendo un seguimiento exhaustivo a todos los iPads 2 que eran devueltos a las tiendas para valorar si existe algún defecto serio de fabricación. Cuando esta devolución se produce, se pide a los clientes que expresen el motivo de esta.

Al parecer, pues no hay una confirmación oficial de esta noticia, uno de los iPads 2 devueltos contaba con una nota en la caja que decía: «Mujer dice que no», haciendo una clara referencia a que este buen hombre no había obtenido el beneplácito de su esposa en su adquisición. Los encargados del departamento pensaron que sería un buen gesto llevar la contraria a esta señora, así es que enviaron de forma gratuita el iPad 2 a la casa del cliente, en esta ocasión con una nota escrita donde se podía leer: «Apple dice que sí». ¡Cómo se las gastan la gente de las Apple Retail Stores!

iPad 2 en un volcán

Terminamos esta serie de sucesos con el iPad 2 como protagonista con una historia de altura, pues Robert Evans, un editor de blogs de tecnología, compró su iPad 2 el día de su lanzamiento en los Estados Unidos para viajar con él unas horas después hasta Antigua, una ciudad de Guatemala. Comenta cómo tuvo oportunidad de enseñar el iPad a algunas personas que nunca habían tenido delante un dispositivo táctil, las risas que generaba en los niños de una misión cuando se vean a través de Photobooth o los dejaba jugar con Garageband o las forma en que se convirtió en un centro de comunicaciones en el bar donde tomaba el café por las mañanas, pues eran muchos los que se acercaban hasta él con la intención de consultar el correo.

Pero la prueba de fuego vino cuando se acercó con él hasta el volcán de Pacaya, pues tuvo la oportunidad de hacer algunas fotografías en una cueva termal de las cercanías. Lo curioso de todo ello es que menciona cómo el iPad 2 tuvo que ser cargado tan solo dos veces, y de qué forma aguantó la lluvia o hasta un asiento involuntario cuando descansaba en su mochila. ¡Seguro que es el primer iPad 2 que se arrima a la cumbre de un volcán!

Situaciones originales que producen historia increíbles, un ingrediente ideal para acabar adquiriendo cariño hacia nuestros aparatos. ¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna historia similar que contarnos?