Hace algunas semanas escribí un artículo, que, por cierto, generó bastante polémica, en el que os hablaba sobre lo mucho que me gusta Spotify y en el que os daba algunas razones por las que a día de hoy es el mejor servicio de streaming de música con diferencia.

Finalizaba comentando que, aunque pocos, también tiene sus peros, y mencionaba que próximamente podríais leerlos en un post. Pues bien, he aquí un artículo en el que trato de detallar 5 cosas en las que Spotify podría mejorar para hacer más redonda la experiencia de sus usuarios.

Gapless Playback

El gapless playback o reproducción sin saltos es una de las cosas que más echan en falta los usuarios de Spotify. Consiste precisamente en eso, en proporcionar una reproducción sin saltos entre canciones, algo para lo que en muchos casos están pensados los discos, con pistas que se funden una en otra, y que de momento en Spotify no se puede disfrutar ya que, aunque pequeño, el salto existe.

El formato utilizado para almacenar la música es Ogg, que ya implementa esta posibilidad, y desde la compañía sueca aseguran que están trabajando en ello y es una de sus prioridades de cara a ofrecer un mejor servicio a sus usuarios. Lamentablemente, no hay fechas para su implementación.

Librería musical

No, no me he confundido. La librería musical es uno de los puntos fuertes de Spotify, pero necesita mejorar. Mucha gente se queja de que grupos como The Beatles, AC/DC, Metallica o Pink Floyd no están aún en su librería, y aunque esto no es verdaderamente culpa de Spotify, es algo que se nota en su repertorio musical. Por todos es sabido que una de las áreas principales de trabajo de la compañía sueca es la negociación con las diferentes discográficas, porque recordemos que Spotify es un sistema de música totalmente legal, y claro, para conseguir dichos fichajes hay que negociar. Afortunadamente la librería va aumentando día a día con unas 10.000 canciones, y es de esperar que si el sistema sigue ganando aceptación, algún día dichos grupos estarán disponibles. Tiempo al tiempo.

Por otra parte e independientemente de las negociaciones, me gustaría ver como Spotify entra en el mercado asiático ya que seguramente así se incluirían muchos grupos, por ejemplo japoneses, que aún no se encuentran en la librería. Con la incursión de Spotify en el continente asiático seguramente muchas de las bandas que tan sólo son populares por allí estarían disponibles, dándonos la posibilidad de escuchar una música que muchas veces no es accesible desde Europa y que hace que los oyentes deban recurrir a costosas importaciones.

Sincronización

De nuevo, la sincronización de Spotify es otro de sus grandes atractivos, y funciona perfectamente, pero ¿por qué tengo que transmitir los archivos mediante WiFi –o 3G– cuando podría hacerlo mediante USB? Supongo que no disponer de esta opción es un tema de seguridad más que de otra cosa, pero si los archivos ya se almacenan tanto en nuestro ordenador de escritorio como en nuestro teléfono móvil, ¿que inconveniente extra supone la sincronización USB?

Spotify Mobile e interfaz

En la versión móvil de Spotify se echan de menos opciones para añadir a la cola de reproducción álbumes o artistas enteros, algo que sólo esta disponible para pistas individuales, obligandonos esto a tener que confeccionar nuestra lista de reproducción antes de comenzar la escucha o a tener que buscar el álbum que hemos decidido escuchar después de que acabe el actual.

Y a nivel general, también se echan en falta opciones como la puntuación de canciones. A veces no es suficiente el marcar una canción a la que no queremos perder la pista como favorita, y a muchos melómanos les gustaría poder puntuar las canciones con un sistema de estrellas, por ejemplo.

Spotify para Linux

Spotify esta disponible para varias plataformas: Windows, Mac OS X, Android, iOS, Symbian, Windows Phone… Un momento. ¿Donde esta Linux? Así es, hoy por hoy, casi 3 años después de su lanzamiento, Spotify aún no dispone de un cliente estable para Linux. Si miramos la página de descargas y pulsamos otras plataformas descubrimos que se nos sugiere utilizar Spotify a través de Wine, algo que no sólo es un engorro sino que no nos proporciona una experiencia redonda.

Hace un año la compañía sueca daba esperanzas a sus usuarios lanzando una versión experimental del cliente para Linux, pero desde entonces nada más se supo. Los usuarios siguen pidiendo una versión estable ya que la actual, por llamarla de alguna forma, no tiene soporte para música offline y tiene algunos errores como la imposibilidad de ajustar el volumen o el cierre forzado en algunas distribuciones del sistema.