La tecnología es un carrera, una verdadera carrera que gana el primero que llega a las tiendas. Da igual que su producto sea peor, más caro o más barato. Si tu producto es el primero en ponerse a la venta y además tienes mucha publicidad, eres el ganador. ¿Por qué digo esto? Porque para desgracia de Motorola, LG o Samsung las palabras de Steve Jobs sobre como las tablets de Android intentan seguir el ritmo de Apple son ciertas.

Olvidate de que el iPad es de Apple, olvidate de que Xoom, Galaxy Tab 10.1 o Optimus Tab son de sus respectivas marcas y usan Android. Quiero que veas estos productos como una serie de chips puestos juntos para formar algo plano y con una pantalla táctil. Míralas como piezas de carne que vas a comprar en una tienda.

Da igual la marca cuando hablamos de un producto, un nuevo tipo de producto que la gente está demandando y que aunque parezca increíble se forman colas para comprar algo que vale tanto dinero. Da igual que la marca sea una manzana o un androide, da igual si cuesta 100 dolares más o menos, lo que de verdad importa es que esté disponible ya.

Apple ha sido tradicionalmente –y esto es imposible de discutir– una empresa que ha invertido mucho dinero en ser la primera en lanzar productos tecnológicos que realmente sean innovadores. Ahí tienes el iPod, iPhone e iPad. Android llegó para dar una respuesta a las marcas que se veían imposible competir contra el iPhone porque ningún sistema operativo era capaz de hacer lo que hacía iOS. Google entró y lo ha hecho genial, de igual forma con Honeycomb, aunque personalmente tengo mis dudas por su horrible interfaz, pero eso es otro asunto.

Lo que Apple si ha sido capaz de conseguir frente a la competencia es el lanzar estos productos con solo semanas de separación de su presentación. Si tu presentas en un evento un producto, tienes que tenerlo a la venta a la semana siguiente. No puedes esperar más semanas o meses como está pasando con las tablets de Android, ¿por qué? Pues porque se tiene a olvidar los productos que no terminan de llegar y justo cuando te veías decidido a esperar para comprar una tablet de una marca sale otra con diferentes características, pero que estará disponible mucho antes.

Los tiempos de lanzamientos son tan importantes como el software que lleve o el hardware con el que esté construido, y ahí es donde las marcas con tablets Android necesitan mejorar mucho más. La competencia es algo bello en el mundo de la tecnología, hace que los precios bajen, las tecnologías mejoren y los productos que usamos día a día mejoren cada vez más. Pero cuando solo hay una empresa que logra emocionar con sus productos y consigue una publicidad que no está pagada con dinero, la de que millones de personas se vean emocionadas por gastarse más de 500 dólares o euros en un producto que en menos de un año tendrá una nueva versión, es donde de verdad la competencia tiene un problema.

No es que «no importe» que software use una tablet, al contrario, seguramente el componente más importante de un producto como este es el software que se puede usar, pero cuando a una persona le quema el dinero en la mano, es más importante la fecha de lanzamiento, con una evidente relación de calidad y precio, no vale lanzar cualquier porquería.