En la actualidad, Yfrog es un popular sitio para compartir imágenes en Twitter, con herramientas para acceder desde una serie de dispositivos y servicios, la posibilidad de comentar cada foto y una función para enviar enlaces a distintas redes sociales. La mayoría de estas características se repiten hasta el hartazgo en un montón de sitios, por lo cual la compañía optó por un cambio radical, convirtiendo el servicio en un agregador de redes sociales. En Bitelia pudimos acceder a su beta, y aquí les contaré de qué se trata. ¿Me acompañan?

La nueva página de inicio ya nos indica que las modificaciones son profundas, no sólo porque cuenta con un diseño prolijo y llamativo (hasta con logo renovado), sino por su nuevo eslogan: Comparte, conversa y conéctate. Como de costumbre, para ingresar debemos autorizar el acceso a nuestra cuenta de Twitter.

Aspecto visual

La interfaz es agradable y está muy pulida. Se dejaron de lado los tonos de azul y funciones desparramadas por todos lados, para pasar a un aspecto más sobrio, donde predomina el blanco y hay una gran coherencia visual entre todos los elementos. El menú superior ofrece acceso a las búsquedas y fotos populares, además de las opciones para configurar la cuenta o publicar contenidos.

Perfiles

Apenas iniciamos sesión, el sector principal de la pantalla hace las veces de un cliente para la red de microblogging: ahí vemos las actualizaciones de estado de nuestros amigos, la información básica del perfil y un cuadro para publicar tweets, imágenes y videos. Si luego accedemos a perfiles de terceros, ocurre prácticamente lo mismo.

Lo más distintivo en esta instancia son los filtros para mostrar únicamente las publicaciones que incluyan enlaces o contenidos multimedia, los cuales cuentan con una vista previa, sin importar dónde estén alojados. Además, las conversaciones son mostradas al pie del tweet que las inició, al mejor estilo Facebook.

Visualización de imágenes

El visor ahora añade más contexto a las imágenes porque utiliza, como una especie de título, la publicación de Twitter que contiene el enlace a Yfrog. Debajo de la imagen, tenemos la posibilidad de enviar una respuesta, conseguir una URL para insertar la imagen en nuestra web, compartir un enlace en redes sociales y cientos de sitios más (a través de AddThis), así como leer los comentarios publicados por otros usuarios, que surgen de las replies de Twitter. Algo más escondidas, casi al pie de la pantalla, aparecen las distintas opciones de vínculos e información adicional, como el nombre de archivo original o las dimensiones.

Conclusiones

8/10

Tras probar el nuevo Yfrog por un rato, tuve sensaciones encontradas. Si hablamos estrictamente del aspecto visual, es una renovación que realmente le hacía falta, porque potencia tanto las características tradicionales como las que está incorporando ahora. La experiencia es positiva, pese a algunos fallos propios de una versión de prueba, y no requiere demasiado aprendizaje.

Lo que me deja dudas es la nueva estrategia. La idea para diferenciarse de sus competidores es llevar las conversaciones, que antes ocurrían en Twitter, directamente a su sitio. Eso está bastante bien, porque evita la necesidad de utilizar múltiples herramientas sólo para enviar un tweet que enlaza a una imagen, una falencia que tiene desde hace tiempo el cliente oficial.

El problema es que, si no acostumbramos a publicar fotografías a menudo, las funcionalidades disponibles son casi las mismas que ofrece Twitter.com. Por eso, me parece importante la idea que tiene ImageShack (su compañía madre) para el futuro: integrar otras servicios, como Facebook o Quora. Pero por el momento, tiene muy poco de innovador, en una época donde la red de microblogging está muy celosa de las aplicaciones de terceros.