En un inicio teníamos las App Store, para smartphones. Es decir, nos conformamos con la App Store de Apple, Android Market, BlackBerry App World, Ovi Store, App Catalog de Palm o el Windows Phone Market. Todas son tiendas de aplicaciones para diferentes sistemas operativos móviles a las que en cierta forma les ha ido bien, a unas más que a otras, pero ese no es el caso, el caso es que las tiendas de aplicaciones no son nuevas, ni mucho menos es un invento de Apple aunque fue la que popularizó este formato para vender o descargar aplicaciones.

Las tiendas de aplicaciones son un tema espinoso, por un lado es una fantástica forma de promocionar aplicaciones, tener en un solo sitio todas las apps que puedas necesitar, no tienes miles de aplicaciones dispersas por internet sin una forma clara en la que encontrarlas, una App Store ayuda bastante para organizar todo lo que rodea a un sistema operativo. La parte negativa es que así se controla de forma extrema que entra y que no entra, aunque aquí hay para todos los gustos, desde la forma extrema de Apple siendo muy estrictos en las reglas de publicación y en las tecnologías que se pueden usar dentro de las aplicaciones. En el campo opuesto está el Android Market que permite prácticamente de todo, evidentemente dentro de un límite pero aun así hay muchísima libertad para publicar apps.

Después llegó la Mac App Store presentada en enero de este mismo año. Una nueva tienda usando un formato conocido para un sistema operativo de escritorio. ¿Cómo le va a esta tienda? Distimo ha publicado su último informe y presenta datos interesantes de Mac App Store y el resto de tiendas.

Según los datos de esta empresa (que últimamente se dedica más a las métricas que a otra cosa), las 300 aplicaciones más descargadas de la Mac App Store generan el 50% de las ganancias de las 300 apps más descargadas del iPad, lo cual es bastante interesante porque tan solo hay que ver los altísimos precios de las aplicaciones disponibles para Mac, nada que ver con lo que estábamos acostumbrados en las tiendas para smartphones.

Evidentemente hablamos de aplicaciones mucho más complejas, más pesadas y que han tenido un desarrollo mucho más largo que las aplicaciones para móviles, ¿pero no es el mismo caso de las aplicaciones móviles antes de llegar la popularización de las tiendas de aplicaciones? Por comparar precios según Distimo el precio medio de una “Mac App” es de $11,21 frente a los $1,57 de una app para iPhone o $4,19 para iPad.

La diferencia de precios es importante, no es lo mismo comprar 10 aplicaciones de $1,57 que una de $11,21. Aunque al final el precio sea más o menos similar, ese efecto de «una App por menos de $2 es algo barato» hace más fácil que una persona se gaste dinero comprando muchas apps de un bajo precio que solo una de un precio alto.

La aplicación más descargada de pago es Angry Birds ($5) junto a iPhoto ($15), mientras que la más descargada en formato gratuito es, aunque no te lo creas, Fireplace, una aplicación que simula una chimenea.

¿Por qué Microsoft no tiene su tienda de aplicaciones para Windows 7?

No voy a decir que la tienda de Apple para Mac OS X sea un éxito, creo que la he usado dos o tres veces desde que salió oficialmente en beta para Mac, pero hay una cosa que es obvia, Apple ha logrado encontrar una nueva forma de hacer dinero con aplicaciones que antes para ellos pasaban por sus manos (las del sistema operativo). Simplemente empaquetándolas en un bonito paquete llamado Mac App Store. Si, es simple y efectivo y Microsoft debería de crear algo similar.

Existen tantísimas aplicaciones para Windows que es imposible encontrarlas todas, aun con la ayuda de sitios web que se dedican a esto mismo, a catalogar aplicaciones. Un sitio donde Microsoft organice todas las apps disponibles, puede ser un trabajo titánico, pero de mucha ayuda a los millones de usuarios de Windows, tiene un potencial enorme.