Durante este mes y con pocos días de diferencia, ocurrieron los lanzamientos de Firefox 4 e Internet Explorer 9, que vinieron precedidos por campañas de ambos lados y hasta por una polémica referida a los navegadores modernos. Pues tras mucho tiempo de trabajo de los desarrolladores, ahora llegó la hora de la verdad: conocer las estadísticas, en las cuales el browser de Mozilla supera al de Microsoft, pese a haberse publicado una semana más tarde.

Según los datos recopilados por NetApplications y StatCounter hasta el último domingo, la nueva versión de Firefox alcanzó entre el 4 y 5% de cuota de mercado desde su lanzamiento el 22 de marzo, mientras que IE no superó el 2%, aún cuando su debut fue el 14 de marzo. Para colmo, el gigante de Redmond aprovechó para ofrecer la actualización a través de Windows Update justo el día en que se renovó el navegador del panda rojo.

La tendencia ya se veía venir y ahora nos queda bien clara: una semana después de la llegada de Internet Explorer 9, su adopción comenzó a bajar, para recuperarse recién con las actualizaciones automáticas. Firefox 4, por su parte, no paró de crecer aunque, a esta altura, lo hace a un ritmo algo menor al que tuvo durante el furor inicial.

Sin embargo, esto no es algo que desvele a Microsoft: desde que se conocieron las primeras estadísticas sobre descargas, la compañía destacó que todas las comparaciones eran «entre peras y manzanas». ¿Por qué? Firefox está disponible para Linux, Mac y Windows (incluyendo XP), mientras que Internet Explorer sólo funciona en Windows Vista y 7, contando con un público potencial mucho menor.

Lo cierto es que si Explorer no puede instalarse en otras plataformas, se debe a una decisión de la propia empresa, y no del usuario. Pero un detalle concreto que sí deberá analizar Microsoft es por qué hubo un descenso entre el 19 y 21 de marzo, antes de ofrecer la descarga por Windows Update, que significó un repunte. ¿Será que Internet Explorer 9 no logró cautivar por completo a sus usuarios?

Imagen: Asa Dotzler