Los fabricantes son como las personas con metas y sueños, no descansan hasta cumplirlos pero con la diferencia de tomarse las cosas demasiado serios o, en este caso, meternos por los ojos un proyecto al que niegan a dejar. Dejando a un lado comparaciones con fabricantes sin sentimiento y nosotros, no podía dejar de comentarles lo que posiblemente Dell tiene pensado hacer.

Supongo que recuerdan la esperada muerte de la apuesta en el segmento de ultraportátiles de Dell, exacto la gama Adamo. Un fracaso anunciado, prácticamente. Pues todo parece indicar, casi de manera oficial, que pretenden seguir la frase de el que persevera vence poniéndola en practica al revivir de entre los más muertos a la serie Adamo.

Se habla que la llegada de un nuevo modelo que captará miradas por su belleza y fuerza, belleza por supuesto haciendo referencia a un diseño estilizado y milimétrico acompañado por la potencia de los nuevos procesadores Sandy Bridge.

El lanzamiento no tiene fecha exacta aún, pero según declaraciones de Intel esperan ampliar la gama de ordenadores durante las próximas seis semanas en las que, además del allegada del protagonista de este post, se incluirían los nuevos modelos Inspiron (durante la próxima semana), así como la familia Latitude, Optiplex y Precision. Es decir que las nuevas actualizaciones de Dell y la llegada de este ordenador ultraportátil estaría pensada concluir aproximadamente para el mes de abril.

Esteremos llenos de Sandy Bridge por todos lados, de eso no cabe duda, sin embargo, es bueno detenerse a pensar un poco en qué se trae Dell entre manos. Particularmente creo que es un buen momento para la llegada de un portátil ultradelgada que pueda competir con la gama de la Macbook Air, y de ser verdaderamente potente por fin verá un poco de luz ante la competencia.

Toca esperar el desenlace de este movimiento y descubrir si Dell aprendió la lección, queremos un ordenador con buen diseño, ligero, con mucha potencia y que no nos lastime demasiado el bolsillo. ¿Será mucho pedir?