CrowdFunding
Hoy Twitter, esa fuente inagotable del conocimiento de nuestro tiempo, me tropezado con el enlace a un servicio en la red que desconocía y que me ha parecido tan interesante que he tirado del hilo para contaros un poco en que consiste, el Crowdfunding.

Esta palabreja anglosajona, Crowdfunding, hace referencia a la financiación de un proyecto entre mucha gente, crowd se traduce literalmente como multitud. En lo que a nosotros, fotógrafos, nos atañe, es el conseguir los fondos necesarios, para la consecución de un proyecto fotográfico o artístico, mediante las aportaciones de mucha gente. Vamos lo que vendría a ser la versión 2.0 de pedir en la puerta de la iglesia, con un cartel que diga ‘Déme algo, que no tengo dinero para fotografiar’.

Ahora en serio, en una sociedad en la que vivimos, en la que los mecenas del arte brillan por su ausencia y crear un proyecto artístico cuesta mucho dinero o en la que las noticias se queman tan deprisa que pasan desapercibidas aquellas que no son tan relevantes o llamativas, el poder disponer de la financiación necesaria para poder llevar a cabo las ideas, se ha convertido en la parte más difícil de un proyecto. Por eso, servicios como los que comento hoy, pueden ser de gran ayuda para los emprendedores que no tiene el respaldo de un editor.

  • KickStarter: es pionera en esto de la financiación en masa, dentro de internet. Se vende como la mayor plataforma de financiación para proyectos creativos del mundo.
  • Emphas.is: orientada a la financiación de proyectos de fotoperiodismo. Permite a través de este tipo de financiación que ciertas historias sean contadas, cuando antes era imposible.
  • WeFund: de origen britanico, es similar a KickStarter
  • Lanzanos: de origen español, recoge todo tipo de ofertas y proyectos de caracter creativo.
  • Verkami: también de origen español, Verkami es ‘crowdfunding’ para financiar proyectos originales y a creadores independientes.
  • Volanda: similar a Lanzanos o Verkami.

Aunque cada web tendrá sus matices, el funcionamiento general es el siguiente: – Un artista, o en nuestro caso un fotógrafo o reportero, tiene una idea. – Esta idea es trasladada a la pagina web, que tras su estudio, aprobará o no la idea. – Si es aprobada, se creará una pagina del proyecto, indicando en que consiste, cuanto dinero necesita, hasta cuando acepta donaciones y una cosa muy importante, que ofrece a cambio. Esto pueden ser desde pins, fotos, hasta entradas para conciertos o bien reparto de beneficios, si los hubiera. – Una vez el proyecto en la web definido, se va informando a los inversores de como va el tema. – Si se llega al objetivo financiero solicitado, la pagina hace efectivo el pago, quitando una comisión, claro, y el proyecto se lleva a cabo. – Terminado el proyecto, se reparten los beneficios o recompensas que se hubieran ofrecido a los inversores.

Así de fácil.

El sistema tiene como ventaja principal, que se puede lograr la financiación para proyectos que de otra forma jamas verían la luz, haciendo participes de ello a todos los pequeños mecenas, los cuales se llevan su recompensa. Y como gran desventaja, el hecho de que la idea se da a conocer en un estadio muy prematuro, lo que puede llevar a plagios y robos.

A mí, que lo desconocía, me ha parecido una idea fantástica lo del Crowdfunding y lo tendré en cuenta para mis próximos proyectos. ¿Como lo ves tu?

Foto: Mait Jüriado