Poco ha tardado Samsung en tener que menguar su sonrisa Profident, reconociendo que los 2 millones de tabletas Galaxy Tabs que aseguraban haber colocado hasta la fecha, son en realidad dispositivos distribuídos y no en manos del usuario final. Convendría recordar dos conceptos clave: Sell-Inn, como número de unidades adquiridas por la cadena de distribución y Sell-Out, como la cantidad de éstas que se lleva a casa el consumidor.

Parece que aunque la tableta tuvo un arranque espectacular, vendiéndose más de 600.000 Tabs al cabo de un mes, el anuncio de los 2 millones a finales del último trimestre requiere un matiz importante. Lee Young-hee, ejecutivo de Samsung, lo exponía durante la pasada reunión de accionistas de la compañía: “donde dijimos ventas quisimos decir inventario“.

Como habréis oído, nuestro sell-in de este primer trimestre ha sido muy agresivo, rondando los dos millones de unidades. En términos de sell-out, sin embargo, no lo ha sido tanto. Todo lanzamiento de producto requiere una mínima inversión por parte de los consumidores y en este caso, si bien no ha resultado tan cuantiosa como esperábamos, se antoja aceptable.

Así que el éxito rotundo del hasta ahora máximo competidor del iPad no es tal. De hecho, la compañía se muestra reacia a ofrecer previsiones de venta en 2011, alegando que se trata de un producto nuevo cuya evolución comercial han de estudiar antes de ofrecer cifras en firme.

Si comparamos números todo queda más claro: el iPad vendió 3.27 millones en su primer trimestre. ¿Cuál ha sido la cifra real de Galaxy Tabs colocados en sus primeros tres meses? Ahora sabemos que bastante inferior a los dos millones presumidos hace unos días.