No sólo de smartphones y tabletas vive el geek. Aparte de lo anunciado ayer por HP, estos días hemos conocido que las gamas Pavilion dv6 y dv7 han subido un nivel para continuar destacando en el sector de las computadoras portátiles de gama media, y lo han hecho heredando algunas características de los estupendos Envy. Lo más destacado son sin duda las líneas de diseño, pero la renovación también afecta en buena parte al interior, convirtiéndolas en unas máquinas muy a tener en cuenta.

Como podemos ver por las imágenes, los nuevos dv6 y dv7 están a medio camino entre el clásico diseño que venían mostrando y las elegantes líneas de los Envy. Un gran acierto teniendo en cuenta las excelentes críticas cosechadas por ese diseño, aunque supongo que será cuestión de gusto (a mi, personalmente, me encanta).

Tampoco podemos dejar pasar por alto la llegada de los últimos procesadores de Intel al corazón de estos renovados portátiles. Sandy Bridge llegará en forma de Core i5 y Core i7 para dotarlos de potencia y reducir su consuno. Espero que HP haya tenido en cuenta los problemas que están teniendo los chipsets que acompañan a algunos de las placas para procesadores Sandy Bridge, y haya tomado medidas al respecto.

También veremos evolución en otros aspectos hardware, como el uso de la tecnología HP CoolSense, que regula las capacidades de refrigeración del portátil en función del uso que le estemos dando. Además, se ha aprovechado para añadir tanto a los dv6 como a los dv7 un puerto USB 3.0, y su capacidad de almacenamiento ha crecido hasta 1 TB en el caso de dv6, y 2 TB en el caso de dv7.

¿Queréis más? Pues debéis saber que tendremos la opción de adquirir un dv6 o dv7 con una unidad de Blu-Ray. Alta definición para disfrutar en pantallas que van entre 15’6 pulgadas y 17’3 pulgadas, aunque también tendremos la opción de ver contenido en alta definición en una pantalla externa a través de la salida HDMI. Se espera ver estas preciosidades en los comercios a lo largo del mes de marzo, con unos precios que oscilarán entre 750 dólares (551 euros) y 1.000 dólares (735 euros).

Vía: Engadget