Dos meses después de su anuncio y lanzamiento en Estados Unidos llega a manos de Gizmóvil el nuevo teléfono de Google, Nexus S. Fabricado por Samsung, Google pretende marcar un nuevo estándar con un teléfono muy atractivo pero que parece ser no termina de convencer a la prensa especializada. Tras más de una semana con él me dispongo a contaros sus pros y sus contras.

Especificaciones técnicas

  • Tamaño: 123.9 x 63 x 10.9mm
  • Peso: 129g.
  • Pantalla: Pantalla táctil capacitiva de 4”.
  • Procesador: 1 GHz Samsung Hummingbird (ARM Cortex-A8)
  • GPU: PowerVR SGX540
  • Memoria RAM: 512 MB
  • Almacenamiento interno: 16 GB
  • Redes: GSM, 3G, GPRS, EDGE, WIFI 802.11 b/g/n
  • GPS: A-GPS
  • Bluetooth: 2.1 con A2DP y EDR
  • Ranura para tarjetas: No
  • Cámara: 5MP con Auto-Focus y Flash LED + Cámara frontal VGA
  • Grabación de vídeo 720p: No
  • Batería: 1.500 mAh
  • Sensores: Acelerómetro, brújula digital, sensor de proximidad, sensor de luz ambiental
  • Otros: Chip NFC

Diseño y acabado

El teléfono viene incluido en el interior de una caja ya habitual en varias marcas de smartphones como HTC o la propia Samsung, fabricante de este Nexus S. El paquete incluye de serie un cable micro USB con su correspondiente adaptador para conectarlo a corriente y unos auriculares además de los típicos, manuales de seguridad y la garantía. Lo primero que llama la atención de Nexus S es que a pesar de ser ligeramente más largo que su hermano Galaxy S, da la sensación de ser más pequeño, tal vez debido a la ligera curvatura de su pantalla y a los bordes redondeados, haciendo el teléfono más manejable. Este es el motivo de que al tener una conversación no tengamos la sensación de que el terminal se nos va a escapar de las manos.

No dispone de botones físicos salvo en los laterales, donde se encuentran el de encendido / apagado y los dos de volumen. La cámara no sobresale en absoluto y no dispone de cubierta salvo la de la propia carcasa. Esta, al igual que en Samsung Galaxy, es de plástico, lo que además de provocar que las huellas dactilares queden marcadas al tocar el teléfono le da una sensación de fragilidad bastante alta pero a la vez hace que el terminal pese bastante poco.

Con estos pros y contras llego a la conclusión de que el Nexus S es un terminal realmente atractivo y que además se puede utilizar cómodamente y llevarlo sin ningún problema en el bolsillo.

Una pantalla impresionante

La pantalla es sin duda el punto fuerte de Nexus S. Se trata de una pantalla Super AMOLED de 4′ cuya novedad es que esta ligeramente curvada, haciendo el teléfono mas atractivo y ergonómico como he comentado.

Lo que realmente destaca de la pantalla sobre otros tipos como las LCD o la afamada Retina Display de Apple es el contraste y la vivacidad de los colores. El negro apagado AMOLED en combinación con la pantalla curva y la cercanía de esta al cristal del teléfono hacen que la lectura sea completamente relajada. Lo he utilizado mayoritariamente con brillo automático y he de decir que el sensor lumínico ha respondido a las mil maravillas ya que es posible utilizar el teléfono y moverse por los menús aunque nos encontremos en la calle y el día sea muy soleado. El ángulo de visión es también destacable respecto a otros modelos, casi hasta el punto de llegar a los 180 grados.

Habría estado bien que la resolución fuera mayor pero es algo que realmente no hace falta ya que cualquier texto es perfectamente legible aún siendo de un tamaño mínimo. Con un teléfono de 4′ –4.3′ si me apuráis– los 800×480 píxels son más que suficientes, y si hay que elegir entre resolución o contraste, sin duda me quedo con esto último. Respecto al funcionamiento de la pantalla táctil, ningún problema. La selección de elementos y navegación entre menús va como la seda y la pantalla responde a la mínima nada más acercar la yema del dedo.

Teniendo todo esto en cuenta puedo decir que sin duda se trata de la mejor pantalla Super AMOLED que he probado hasta la fecha.

Hardware y rendimiento

Como comentaba en la introducción, Nexus S es a todos los efectos un Samsung Galaxy S rediseñado y por lo tanto tiene como base el mismo procesador y GPU de este. Desde luego se trata de un terminal potente pero no novedoso y el hecho de haber utilizado un hardware que lleva más de un año en el mercado hace que no pueda competir con futuros smartphones como por ejemplo Samsung Galaxy S2.

Esto no quita que ejecute a la perfección cualquier aplicación de Android, y obtengamos buenísimos resultados incluso con juegos bastante exigentes. Para probar el rendimiento he utilizado dos aplicaciones gratuitas disponibles en Android Market: Quadrant y Neocore. Como podéis ver la primera sitúa el terminal por encima de los terminales actuales, con una nota de 1650 puntos. En cuanto a los gráficos 3D obtenemos la nada desdeñable cifra de 55.6 cuadros por segundo.

El resto de elementos que componen el Nexus S ha mejorado con respecto a su hermano el Galaxy S, incluido varias mejoras destacables aunque otras se han quedado por el camino. Por ejemplo, se ha incluido un flash para la cámara, aunque inexplicablemente y a pesar de seguir contando con 5 megapíxels no es posible realizar grabación de video a 720p. Seguramente esto se corrija con futuras actualizaciones ya que el hardware es perfectamente capaz. La cámara delantera dispone de resolución VGA y es perfecta para realizar videollamadas. Se echa en falta un LED de notificación con el que comprobar de un vistazo si tenemos algún aviso, y el chip de radio FM, del que también carecía el primer Nexus.

En cuanto a salidas externas Nexus S y opciones de expansión deja bastante que desear ya que no dispone de salida HDMI ni de slot para tarjetas SD. Las entradas se limitan al conector USB y al jack de 3.5mm para cascos, ambos estándar como era de esperar. Sin embargo hay algo en lo que si destaca, la inclusión de soporte NFC. NFC (Near Field Communications) es una tecnología de transmisión de datos inalámbrica y a corta distancia que facilita el intercambio de información entre dispositivos y que se postula como la sustituta de las actuales tarjetas de crédito, documentos de identificación y métodos de pago.

Batería

La batería y su autonomía siguen siendo los grandes problemas de este tipo de dispositivos, aunque dándole al teléfono bastante uso podemos aguantar todo un día con el sin privarnos de utilizar todas sus características, llegando quizá a los dos días dándole un uso normal. El tiempo de carga me ha parecido superior que el de otros terminales aún conectando el teléfono directamente a la toma de corriente.

Gingerbread en exclusiva

El sistema operativo es junto a la pantalla el otro gran punto a destacar de Nexus S, y como sabéis este tiene de momento la exclusiva de venir de serie con la versión 2.3 del mismo, el famoso Gingerbread. Esto es puramente anecdótico ya que durante los próximos meses veremos terminales que también lo incluirán o que recibirán su actualización. Gingerbread incluye algunas novedades interesantes respecto al ya pulido Android 2.2, como la incorporación de un nuevo teclado más atractivo e intuitivo, acorde a la también refinada interfaz, y la importante mejora respecto a operaciones de texto como selección y copiado / pegado. Además se ha incluido soporte NFC, ideal en este terminal ya que dispone de chip para ello.

Sin duda lo que más me gusta de Gingerbread en Nexus S es la ausencia de una capa de personalización añadida por el fabricante –como por ejemplo HTC Sense o TouchWiz–, lo que nos hace disfrutar de una experiencia puramente Android y de un sistema completamente limpio tal y como Google nos lo plantea. El sistema sencillamente funciona, y lo hace a la perfección. No importa el número de aplicaciones abiertas, en todo momento disfrutaremos de un entorno completamente fluido donde el sistema se encarga de gestionar los recursos y el usuario simplemente se dedica a utilizar el terminal.

Las aplicaciones incluidas son las habituales, y aunque tengamos la posibilidad de descargar sustitutas de Android Market, el teléfono esta perfectamente equipado para trabajar con nuestro correo electrónico e Internet, disfrutar de contenidos multimedia vía Youtube o el reproductor de música, utilizar los espectaculares mapas de Google Maps y el navegador con voz o gestionar nuestros contactos y mantenerlos completamente sincronizados en la nube. Se hecha en falta un reproductor capaz de leer videos DivX y XviD, eso sí. A la hora de trabajar es también especialmente interesante la posibilidad de utilizar el teléfono como punto de acceso WiFi o USB, dos grandes utilidades que vienen de la versión anterior y que siguen funcionando a las mil maravillas. Como nota curiosa, me ha gustado que ya no haga falta introducir el PIN al salir del modo avión.

Por si teneis curiosidad, este es el total de aplicaciones que incluye de serie Nexus S:

  • Navegador web
  • Calculadora
  • Calendario
  • Cámara
  • Modo coche
  • Reloj
  • Contactos
  • Google Earth
  • Email
  • Galería 3D
  • Gmail
  • Google Search
  • Google Maps
  • Market
  • SMS
  • Music
  • Navegador
  • News & Weather
  • Teléfono
  • Etiquetas NFC
  • Google Talk
  • Google Voice
  • Youtube

Conclusión

7,5/10

Nexus S es un teléfono que me deja con una opinión ambigua. Por una parte estamos ante un terminal que para nada es avanzado a su tiempo –salvo tal vez por el chip NFC–, sino que esta llamado a coexistir con terminales que llevan meses en el mercado como el mismísimo Samsung Galaxy S en el que se basa. Esto no quita sin embargo que su hardware sea mas que aceptable y se sitúe a la cabeza de ellos hasta que en primavera comiencen a llegar nuevos dispositivos.

Sin embargo ofrece una experiencia y usabilidad completamente funcionales y destacables, y es aquí donde puedo decir que Nexus S me ha dejado un muy buén sabor de boca. Durante una semana he utilizado el terminal todo el tiempo, como reproductor de música, para realizar llamadas telefónicas y enviar mensajes, conectarme a Internet e incluso como herramienta de trabajo. Y en todo ese tiempo no he encontrado ningún problema de rendimiento. Las aplicaciones han funcionado de manera correcta y el multitasking ha sido completamente fluido. Esto unido a una pantalla y diseño soberbios hacen que me pregunte si realmente hacen falta teléfonos con procesadores más potentes a día de hoy.