Flujo de trabajo
Flujo de trabajo
Acabas de adquirir tu nuevo juguete y has comenzado a aterrorizar a todos los que te rodean, disparando a diestro y siniestro, cuando lees en la pantalla de tu nueva cámara que la tarjeta de memoria está llena, ¿y ahora qué?. Pues ahora, antes de que vuelques esos 8GB a tu ordenador sin más, deberías de organizar tu propio flujo de trabajo de fotografía digital, sobre todo, pensando en el futuro, en el que esos 8GB serán 80GB y con el tiempo 800GB.

Es uno de los grandes problemas de la fotografía digital, es tan fácil y barato hacer fotos que disparamos sin ton ni son, generando un volumen de datos que si no es tratado en consecuencia, nos harán perder muchas horas de ordenador y sin hacer fotos, que es lo que nos gusta. Es por eso que debemos de ser organizados para que esto no ocurra, debemos trazar el plan de acción y ponerlo en práctica lo antes posible.

Yo te voy a contar mi flujo de trabajo, que no es el mejor, que puede que no se adapte a tus criterios y necesidades, pero que puede que te sirva de referencia para crearte el tuyo y adaptarlo a tus necesidades. Repito es mi flujo de trabajo, a mí me funciona, puede que a ti no. Escucho ofertas y recetas para mejorar el workflow en los comentarios.

Lo primero, mis herramientas, un portátil de Apple con Adobe Photoshop Lightroom, un lector de tarjetas, un disco externo para copias de seguridad y un puñado de dvd’s para una segunda copia. Aunque cualquier ordenador y software puede valerte, es cuestión de que se acople a tu propia forma de trabajar, si no sabes que programa usar, pruébalos y elige, la mayoría de ellos tienen versiones de prueba para descarga, dales una oportunidad. Pero no te limites a descargar, instalar, abrir, ver y cerrar, haz una prueba real, descarga en él un puñado de fotos, aplica tu plan de acción, que deberías de tener claro antes de empezar, y verifica si cumple tus requisitos, en caso contrario, fuera.

  • El primer paso, volcar las fotos de la tarjeta, usando el lector, no la cámara, directamente al Lightroom, teniendo en cuenta, que en este paso tenemos que hacer 2 cosas. La primera, si tienes un preset de procesado habitual para tu cámara/fotos indicarle que lo use en el volcado. La segunda, aplicar metadatos y palabras clave a las fotos, cuantas más mejor, pero relevantes. Yo en este paso, uso la opción de ‘Copiar como DNG, ya que sólo voy a tocar las fotos con Lightroom y quizás con Photoshop, creo que es la mejor opción, ya que aunque no sea un riguroso estándar hoy en día, sí que lo es de facto y quizás en un futuro lo sea de verdad, de hecho las cámaras alemanas Leica, ya usan el DNG de forma nativa.

  • El siguiente paso es el trío etiquetar, clasificar y organizar. Una etiqueta no puesta hoy es una foto perdida en el futuro. Es de vital importancia que etiquetes todas las fotos de la manera más completa posible, sin entrar en la locura. Pon etiquetas y metadatos individuales a las fotos que no pudiste poner en el volcado, localización de la toma, quién aparece, qué tipo de foto es, si es un retrato o un paisaje, etc.

  • Una vez tengas claro el etiquetado, es momento de clasificar, asigna colores y estrellas según tus criterios y usa las banderas para descartar fotos. En mi caso, las etiquetas de colores indican el nivel de enfoque (rojo, amarillo y verde) y las estrellas una valoración personal de la foto en la que tengo en cuenta la composición y demás. Después de este paso, borra aquellas que realmente, ni ahora ni en el futuro, te vayan a servir.

  • Si el nivel de etiquetado y clasificación es el correcto, la organización en Lightroom es más trivial, ya que con la información que hemos guardado en el catálogo es más que suficiente para localizar cualquier foto. Yo, etiqueto las carpetas con la fecha de la toma en el volcado y complemento ese nombre con algo genérico que contenga la carpeta, algo así ‘2011-02-01 La giralda’, más que nada por si después he de localizar esa carpeta fuera de Lightroom, cosa poco probable. Lo que si tengo en cuenta, es el tamaño de esas carpetas, ya que cuando he terminado de trabajar las fotos, hago copias en dvd, de manera que he de reunir suficientes fotos para llenar el dvd sin pasarse.

  • Teniendo en cuenta que la capacidad de los discos duros, sobre todo los de los portátiles, es finita y que éstos se estropean, también hago copia de los datos, más bien los muevo, a un disco duro externo de gran capacidad, de esta manera siempre tengo las fotos en dos sitios, el disco externo y los dvd’s. Y el catálogo de Lightroom, también en dos sitios, el disco externo y el disco del portátil que es con el que trabajo.

Y aquí me paro, en una próxima entrega, os explico que es lo que hago ahora con las fotos, una vez dentro de Lightroom.