El bug del chipset P67, utilizado en buena parte de las placas base que incorporan los procesadores Sandy Bridge (cuyo nombre en clave es Cougar Point), sigue coleando a pesar de que Intel aseguró haber solucionado el problema y comenzado a sustituir los componentes defectuosos a sus clientes. Si recordáis, el mencionado bug provocaba, con el tiempo, una caída en el rendimiento de los dispositivos SATA (aunque únicamente en aquellos cuyo tiempo de acceso sea 3 GB/s). Intel tomó medidas y, como era de esperar, los fabricantes de PCs también han reaccionado para que el descontento no se extienda entre los compradores.

Samsung confirmó hace un par de días que facilitará la devolución del equipo a aquellas personas que hayan adquirido alguno de los PCs afectados por el bug. En el caso de los surcoreanos, se estima que se llegaron a poner en circulación unas 3.000 computadoras con el chipset P67, repartidas entre el mercado surcoreano (la gran mayoría) y el estadounidense.

La solución ofrecida por Acer, que afirma estar trabajando en estrecha colaboración con Intel, va en la misma línea pues ha comunicado mediante una nota de prensa que han comenzado a retirar de los canales de distribución aquellos modelos de computadoras con placas con el chipset defectuoso, a la vez que ofrece la reparación de aquellos equipos que ya hayan llegado a los usuarios.

El fabricante japonés NEC anunciaba que el problema del chipset Cougar Point provocará el retraso del lanzamiento de 4 nuevos modelos, cuya llegada a los comercios era inminente. Aunque no indicaba el periodo de tiempo del retraso, es probable que éste sea importante pues, de no ser así, dudo que se hubiesen molestado en anunciarlo.

Por su parte, la empresa española Mountain asegura estar libre del bug del chipset P67 pues los puertos SATA utilizados en sus equipos no son del tipo de los afectados. También han declarado que se ha provocado una alarma innecesaria entre la gente por este problema, dado que el número de equipos afectados es muy pequeño en proporción al total de equipos que integran el prometedor procesador Sandy Bridge. No sé si se ha exagerado o no el problema, pero sí sé que estaría muy enfadado si fuese uno de los compradores afectados.

Es muy probable que no sea la última vez que oigamos hablar de este problema que, según estimaciones de Intel, ya ha provocado pérdidas por valor de 700 millones de dólares.

Actualización (07-febrero-2011): Packard Bell, al igual que su empresa madre, Acer, ha comunicado haber paralizado la distribución de equipos afectados por el bug de Cougar Point, y han establecido un servicio de atención a los usuarios que ya hubiesen adquirido alguno de los equipos con el chipset defectuoso.

Actualización (08-febrero-2011): MSI ha anunciado que también está trabajando junto con distribuidores y comercios para estudiar las medidas a tomar, e invitan a los usuarios con computadoras afectadas a que se pongan en contacto con la tienda donde la compraron. Además, han habilitado una web para que los usuarios comprueben si es necesario reemplazar o no su equipo.

Actualización (08-febrero-2011): Según comentan en Electronista, Intel ha reanudado la producción de los chipsets para Sandy Bridge no afectados por el bug.