Por error nos referimos al fallo de diseño que afecta al chip Cougar Point, asociado a la nueva gama de procesadores Sandy Bridge. Éstos protagonizarán la próxima actualización de la gama MacBook Pro, que entendemos es inminente por la progresiva carencia de stock que experimentan no pocos comercios. La cuestión estriba ahora en el cuándo.

¿Incidirá este inconveniente en el lanzamiento de la revisión portátil? Parece ser que sí, ha confirmando una fuente cercana a AppleInsider, pero no tanto como podría pensarse en un principio.

Apple estaría realizando ciertos ajustes en las placas base de los modelos afectados, pero la corección no le llevaría más de dos semanas, periodo que no sabemos si pospone algo el inicialmente previsto. Se confirma así que estos nuevos MacBooks Pro implementarán los chips de marras, habiéndose visto obligados los de Cupertino a modificar los puertos SATA implicados.

Cougar Point ofrece soporte a un total de seis puertos SATA, reconociendo Intel que el problema sólo afecta a cuatro de ellos (del segundo al quinto) que pueden provocar una importante caída del rendimiento y problemas con discos duros o lectores DVD.

Los puertos 0 y 1, por su parte, no se encuentran afectos, motivo por el que Apple y muchos otros fabricantes pasarían a usarlos en exclusiva. Apple sólo emplea dos puertos SATA en sus MacBooks Pro, así que no tendría más problemas al respecto.

Intel estima que ocho millones de Cougar Points fueron remitidos antes de detectar el error.