Controvertida, polémica y bella, la fotografía de desnudo es una forma de arte que nos acompaña desde hace tiempo ya. Todo fotógrafo al menos una vez en su carrera pensó en realizar algún tipo de sesión con esta temática. La fotografía de desnudo es llamativa, provocativa e interesante: ya sea un simple desnudo sugerente como una toma directa sin censura, el desnudo es una poderosa forma de llamar la atención.

Pero no suele ser simple. Realizar retratos con un modelo desnudo es algo mas complicado, no por sus cuestiones artísticas (en si no dejar de ser un simple retrato), sino por nuestros propios miedos e inhibiciones. Si trabajar con modelos que conocimos en un casting a veces puede ser algo difícil, imagínense con esa misma modelo pero despojada de sus ropas. Dependiendo de nuestra personalidad, se podrá afrontar de mejor o peor manera, pero es algo que todos al menos una vez deberían intentar. A lo largo de este texto esbozaré una serie de consejos a seguir en el momento de tu sesión, pero, sobre todas las cosas, sigas o no estos tips, relájate y disfruta, es una experiencia única.

Elige de antemano una locación y una temática

Es muy importante saber que lugar vas a utilizar al realizar retratos, como siempre haces, pero es mas importante aún establecer una temática. Por un lado, las fotografías de desnudo en estudio con fondo blanco infinito son simplemente aburridas. No cuentan nada y lo único que lograrás es que tus espectadores se centren en los atributos de la modelo. Si quieres realmente sobresalir y separar tus imágenes de lo que podría ser llanamente pornografía, establece una temática. Intenta transportarte a una época determinada, ‘viste’ a tu modelo con la ropa de un determinado oficio o aprovecha la fuerza del contexto que puede otorgarte la locación.

Al momento de quitarse la ropa, pregúntale a tu modelo si está cómoda

Lo ideal es iniciar la sesión con tu modelo vestida y realizar algunas tomas de prueba. Probablemente serán las primeras fotos que borrarás, pero te ayudarán a crear un clima de trabajo y una relación de confianza. Una vez que sientas que ambos están listos para iniciar la sesión, pregúntale si esta cómoda y si está lista para quitarse la ropa. Si notas que duda, invítala a pasar sola a algún cuarto privado y que se desnude tranquilamente ahí.

Establece un diálogo, pero no la distraigas

La situación posterior al inicio del desnudo será tensa, así que lo ideal es establecer una línea de diálogo, relajada, pero sin ser excesivamente charlatán. Céntrate en preguntarle pequeños detalles de su vida y ve intercalándolo con indicaciones de pose. Asegúrate todo el tiempo de que se sienta cómoda y si tocas algún tema sensible, cámbialo lo mas rápido posible.

Aclara que, por más que suenes imperativo, no es la intención

Es normal que al estar concentrados componiendo la imagen, disparemos frases cortas e imperativas del tipo «Mira hacia allí», «Sonríe», «Acomódate el pelo», etc. Aclara desde un principio que por más que suene a orden, no es la intención y simplemente estás más concentrado en la imagen que quieres lograr que en encontrar las palabras más adecuadas y suaves.

Si vas a retratar a una mujer, asegúrate de tener otra mujer en tu equipo

Si vas a trabajar con un conjunto de personas, asegúrate de que al menos uno de los miembros sea una mujer. Imagínate que tu modelo se encuentra que todo el equipo son hombres: la tensión se irá por las nubes. Una maquilladora mujer, por ejemplo, relajará la situación y hará mas confortable toda la experiencia. El clásico dicho de entre mujeres se entienden es de lo mas cierto en estas situaciones

La música de fondo es obligatoria

Es imprescindible que tengas algo de música sonando en el fondo, o tu sesión será absolutamente tensa y cada silencio entre la modelo y tú parecerán una eternidad. Cualquier música ambiente tranquila llenará esos silencios y te dejará trabajar en paz y sin nervios.

Trata con respeto a tu modelo

Siempre recuerda que tu modelo es un ser humano que está exponiendo su intimidad. Trátala con respeto y haz que pase un buen momento.

Foto: Andres Rey