A todos nos encantan los panoramas. Nos transportan al lugar donde fueron tomados, rompen con la limitación de los bordes de la fotografía común y se adaptan mas a nuestra visión natural amplia. Existen excelentes ejemplos, de los mas grandes, y hasta parece haber una carrera por quien logra aquel con mas megapixeles. Este estilo de fotografía esta tan masificado que hasta hoy en día se venden cámaras que tienen la capacidad de generar uno a través de un barrido horizontal, sin siquiera recurrir a un software de edición.

Pero como nos solemos aburrir fácil, esta técnica ya esta empezando a dejar de ser interesante. Hay una manera de darle una vuelta de tuerca mas a esta tecnica. Conserva su atractivo panoramico pero le agrega una capa artistica interesante y digna de intentar. Eso si, es increiblemente mas trabajoso de lograr.

Como habrán visto en la imagen que ilustra el post, la panografia consiste en un panorama hecho de múltiples fotografías, pero sin hacer que se unan. Al tomar un panorama común, el software que utilizamos para juntar las fotos, les aplica filtros y procesos para acomodarlas y hacer que parezcan una única fotografía. Al hacer una panografia, evitamos ese paso y las unimos manualmente, como una especie de collage.

Una vez elegido el motivo a fotografiar, en vez de hacer un clásico panorama tomando fotos por filas o columnas, comenzamos a disparar en direcciones al azar (siempre apuntando al objetivo) y mientras lo hacemos, rotamos la cámara. Cuanto mas azarosa sea la orientación, mas interesante sera el resultado.

Finalizado el proceso, cargamos todas las fotos en un único archivo de Photoshop, utilizando una capa por foto. Es un proceso largo y bastante consumidor de recursos, así que es recomendable reducir el tamaño de las fotos previamente para trabajar mas cómodos. Cargadas las fotos, reducimos la opacidad de todas las capas al 50%. Esto dará lugar a que una vez solapadas las fotos, se cree el efecto panografia. Y ahora comienza lo mas largo, tedioso pero satisfactorio: armados con la herramienta Transformar, comenzamos a ubicar todas las fotos en la imagen, buscando las fotos que se toquen y rotandolas para que coincidan. El resultado es espectacular.

Pueden visitar el grupo de Flickr dedicado a esta técnica o ver este tutorial de Photojojo.

Foto: Luke Longney