La fotografía es un fenómeno que no ha parado de crecer y evolucionar desde que arrancase años atrás y si sigue creciendo es por la versatilidad que la caracteriza. Podemos fotografiar por documentar acontecimientos cotidianos personales, por transmitir a otras personas sensaciones, nuestra manera de ver las cosas y podemos fotografiar por el mero hecho de hacerlo, de sentir que albergamos un poco de magia que podemos usar a nuestro antojo para congelar el tiempo, resulta fascinante.

¿Y si vamos allá de la fotografía? ¿y si la usamos como parte de un proyecto multidisciplinar en el que además participe el dibujo, la pintura o la música? Entonces la experiencia fotográfica se eleva a la máxima potencia, abriendo ante nosotros todo un nuevo mundo de posibilidades antes jamás imaginadas. Es lo que nos propone, con la serie Missing Garden, el fotógrafo Dominik Smialowski en colaboración con la ilustradora Monika Prus.

El resultado es soberbio, por un lado los retratos de Dominik Smialowski resultan más que correctos en sí mismos, perfectos en su ejecución (iluminación, sujetos, poses…) pero se transforman por completo cuando entran en contacto con el trabajo de la ilustradora, otorgando a los retratos un aire desenfadado, juvenil y a veces cómico. Para conseguir un resultado como el que estáis viendo es necesario un buen entendimiento entre ambos artistas y aunque viendo las fotografías parece que la ilustración es posterior a la fotografía también podemos llegar al mismo resultado dibujando en el fondo y fotografiando dos veces, una solo al fondo y otra con el sujeto para luego montarlas digitalmente. Estad atentos, ahora que no me oye nadie, os sugiero usar una técnica parecida para vuestro próximo [concurso fotográfico] (http://altfoto.com/2010/09/concursos-consejos), estad seguros de que seréis los únicos que presentáis algo así y eso será un gran punto a vuestro favor.

Vía Fubiz | Fotos: Dominik Smialowski