Aunque Google acostumbra a efectuar anuncios sorpresivos a través de sus blogs, esta vez hizo uno que ya está causando mucha polémica: dentro de unos meses, Chrome dejará de soportar el formato H.264 de manera nativa, con la idea de fomentar el crecimiento de los formatos abiertos e impulsar la innovación libre.

De esta forma, si los proveedores de contenido no adaptan el material a reproducir por medio de la etiqueta <video>, los usuarios deberían recurrir a plugins para lograr una visualización correcta. En algunos casos, incluso, sería necesario ofrecer videos y reproductores específicos para distintos navegadores.

Los beneficiados con este cambio repentino son Theora y WebM, pero especialmente este último, porque Google lo está impulsando para que se convierta en el estándar principal para la reproducción de videos usando HTML5. Y este es un detalle que no pasó desapercibido, generando todo tipo de suspicacias, que apuntan a que sería apenas una lucha entre empresas.

Si bien el uso de H.264 es gratuito en la actualidad y cuenta con una importante adopción en la red, también es un formato privativo, por lo cual esas condiciones podrían cambiar en cualquier momento, imponiendo el pago de royalties. En ese sentido, el anuncio es positivo: en lugar de utilizar una tecnología que puede terminar beneficiando a unos pocos, pasamos a otra donde el beneficio es para toda la comunidad.

Sin embargo, si Google realmente está interesado en los estándares abiertos, tiene otras tantas medidas por tomar. Por ejemplo, Chrome hoy soporta Flash (claramente cerrado) y hasta lo integró en el navegador. Incluso, la mayoría de los videos de YouTube están codificados con H.264, lo cual obligaría a realizar las conversiones respectivas si sigue la misma línea de pensamiento.

Por eso, aunque es bueno fomentar el open source, lo malo es que esto encubra una pelea entre compañías por liderar el rubro. Porque en el medio, estamos los navegantes, quienes siempre somos los principales afectados por este tipo de decisiones arbitrarias. Basta con repasar todo lo que ocurrió durante la guerra de los navegadores

Vía: ALT1040