WikiLeaks ha creado escuela. No hay más que navegar buscando el término leaks para descubrir como muchas empresas u organizaciones se han subido al carro de la organización de Assange. De muchas os hemos hablado, algunas de dudosa reputación o fines, pero lo que hoy os traigo parte del concepto y origen de WikiLeaks, la fuga de cables, bajo un sistema propio utilizando Tor. GlobaLeaks es un software basado en BitTorrent, un movimiento que como ellos mismo definen se trata de «una red mundial de distribución amplificada de fugas«, una especie de OpenLeaks más distribuida.

Aunque se encuentra en una fase inicial con base en los Países Bajos e Italia, su creador Fabio Pietrosanti trata de darle estos días difusión a través de la descarga del software. De lo que se trata es de conseguir en esta fase inicial una base amplia de colaboradores con ordenadores que compartan las fugas, de manera que se cree una especie de «dropbox» comunitario y que se pueda compartir con los medios de comunicación y a la vez con la mínima exposición posible ante posibles represiones políticas o enemigos jurídicos.

Funcionamiento

Su funcionamiento consistiría en la aceptación de los nodos para el envío de documentos a través de Tor, asegurando de esta manera que el propietario del nodo no tenga conocimiento de la fuente. El propietario de un nodo de comunicaciones de GlobaLeaks utilizaría los filtros contra spam para luego publicarlo bien en Freenet, o bien en servicios ocultos de Tor. Dos redes de anonimato diseñadas para proteger posibles «intrusos» sin contraseña.

Una vez publicado, el administrador del nodo notificará con una lista a los medios de comunicación locales, organizaciones gubernamentales o el destinatario que se quiera para hacerles llegar el material filtrado y ponerlo en conocimiento. En palabras de Fabio Pietrosante:

GlobaLeaks puede ser descrita como una analogía a los sistemas de intercambio de archivos piratas. A diferencia de WikiLeaks, nuestro software se verá menos como un Napster y más como un BitTorrent, un sistema más distribuido y robusto de la distribución de datos. No publicaremos al público ni tendremos puntos centrales, por lo que seremos menos vulnerables a ciber-ataques

Además lugares remotos o ciudades pequeñas que puedan tener corrupción son más difícil de difundir por organizaciones como WikiLeaks. Nosotros podemos dar cabida a fugas más locales, ya que los nodos pueden ser ejecutados por personas que hablan una lengua local y realizar los seguimiento de los medios de la región.

El tiempo dirá si finalmente el proyecto sale adelante, pero personalmente la idea me parece bastante atractiva. Para empezar la utilización de los nodos en las fugas reduce los riesgos a posibles represalias o censura, aunque por otra parte, como dice su creador, quizá su valor más importante sea finalmente el punto más difícil para conseguir, hacer «ruido». Fugas y cables de ámbito más local pueden resultar ser un buen proyecto, pero su difusión se antoja más complicada, al menos a priori.