El peor enemigo del fotógrafo, aparte de aquellos que califican las cámaras en base a la cantidad de megapixeles, es el polvo. No se si las cámaras serán imanes de polvo, pero no la puedo dejar un día sin su funda que en menos de 24 horas aparece cubierta de tierra. He tenido pesadillas que involucraban al polvo. Seguramente de ahí desarrolle la manía de limpiar todo, todo el tiempo, sin dejar una mota de polvo o rastro alguno.

Para estos terribles problemas existen soluciones que ya te habíamos contado anteriormente, pero siempre hay una alternativa mas. En este caso se trata de la lapicera limpiadora, que es un combo entre pincel y toallita, lista para terminar con cualquier suciedad en cualquier momento. Su precio, irrisorio: 3 dolares.

La LensPen se compone en un extremo un por un pincel de cerdas plásticas diseñadas para barrer con la suciedad gruesa que se pueda alojar en el cuerpo y lente de la cámara. Es ideal para limpiar las rendijas que suelen tener los agarres de las lentes zoom, donde se suele alojar el polvo y es prácticamente imposible retirarlo sin ayuda de algún elemento extra. También sirve para darle una limpieza general sobre la pantalla, botones y zapata del flash, donde usualmente se depositan las motas de polvo que se niegan a salir utilizando aire comprimido (o un buen soplido).

Del otro lado posee una malla de tela, similar a la de los paños de limpieza para cristales. Se trata de una tela no abrasiva, que es ideal para eliminar marcas de huellas dactilares que puede haber sobre el cristal de las lentes. Al tratarse de una tela, no desplaza el liquido graso de la huella, sino que lo absorbe para asegurar la completa remoción.

El uso correcto sobre el cristal de una lente debe comenzar utilizando la malla para retirar toda la grasitud y polvo fino, para luego repasar la zona con el pincel y completar la limpieza. Es importante aclarar que el proceso no se debe hacer al revés, ya que de encontrarse algún tipo de polvo grueso sobre la lente, pasar el pincel primero podría causar rayones y dolores de cabeza a la larga. Puedes conseguirlos directamente desde el sitio web del fabricante o, dependiendo del país en que te encuentres, en la tienda de Amazon.