El TimeLapse es una de esas técnicas que están en la línea que separa el vídeo de la fotografía. Si bien un TimeLampse es en sí un vídeo, no es más que una sucesión de fotografías mostradas a un número de fotogramas por segundo determinado. Es cierto que se puede hacer también un TimeLapse acelerando la velocidad de un vídeo pero el efecto es distinto y rara vez el resultado será más atractivo que el de uno hecho a partir de una serie de fotografías.

En este post vamos a explicar cómo podemos montar un TimeLapse con el programa Adobe After Effects. No es una herramienta pensada para este propósito pero tras la lectura veréis que aun así es muy útil y eficaz para esto.

Lo primero de todo por supuesto es realizar las fotografías. Hay una serie de pasos a seguir para conseguirlas con la mayor calidad posible pero los principios básicos son:

  • Mantener el plano fijo en todo momento (a excepción de si queremos introducir paneos, travellings o zooms, en cuyo caso el movimiento que realicemos debe estar muy calculado para que el resultado sea bueno).

  • Calcular el intervalo de tiempo: es muy importante saber qué intervalo de tiempo queremos cubrir para decidir cuánto tiempo dejar entre fotografía y fotografía.

Siguiendo estos dos principios nuestras tomas serán los suficientemente aceptables como para crear un TimeLapse de calidad. Hay otras recomendaciones como desactivar los sistemas de estabilización (que pueden provocar efectos negativos cuando la cámara está estática), desactivar el enfoque automático (para evitar que al pasar algo o alguien por delante del objetivo, este se mueva para enfocarlo) o la utilización de algún accesorio para disipar las vibraciones del obturador.

Una vez realizadas nuestras tomas, lo último que debemos tener en cuenta antes de ir a After Effects es que las fotografías tienen que tener nombres secuenciales, es decir, si la primera se llama “foto1.jpeg”, la segunda debe llamarse “foto2.jpeg” y así sucesivamente. Si por cualquier motivo, durante nuestro flujo de trabajo hemos cambiado esto, es muy sencillo ordenar los nombres, llevándolas por ejemplo a Lightroom y programándolo para que haga esto. Además con este otro programa de Adobe también podremos convertir las fotografías a JPEG si las hemos realizado en RAW (aunque es recomendable disparar en JPEG a menos que vayamos a realizar un post procesado).

Ya estamos preparados para comenzar a montar. Os sorprenderéis por la sencillez del proceso.

Al abrir el programa y crear una nueva composición, After Effects nos preguntará sobre las opciones de esta. Aquí debemos ajustar el tamaño para que tenga los mismos píxeles que nuestras fotografías. También debemos fijar un numero de fotogramas, lo ideal es que sean 25 o más, pero tened en cuenta que cuantos más pongáis menor será al duración de vuestra secuencia. Por último tenéis que especificar la duración de al composición. Es un cálculo muy sencillo en el que solo tenéis que dividir el número de fotografías que queráis que tenga la composición por el número de fotogramas que hayáis especificado.

Ahora solo teneis que importar las fotos y al hacerlo recordar marcar la opción de «secuencia JPEG» en el cuadro de importación con lo que After Effects importará todas las fotografías como una secuencia a los fotogramas por segundo que hayamos especificado en las opciones de la composición.

Ahora solo tenéis que arrastrar el elemento que crea el programa hasta la linea de tiempo y procesarlo para que se exporte en el formato que queramos. ¡Y listo! Ya tenemos nuestro TimeLapse. Después solo tenemos que editarlo con algun programa de edición de vídeo como Premiere Pro o Sony Vegas. Cuéntanos tus dudas, experiencias y opiniones en los comentarios.