Find My iPhone se antoja una genialidad, utilísimo servicio que ha apaciguado disgustos de no pocos usuarios. Estas despistadas víctimas de hurtos no siempre consiguen reencontrarse con sus terminales, máxime siendo el iPhone 4 es uno de los gadgets más codiciados. Hoy nos hemos topado con la impactante historia de alguien que perdió no sólo su teléfono, sino también el coche en que se alojaba.

MobileMe fue claro protagonista en el proceso de localización y arresto de los ladrones, tal y como cuenta la víctima, que estaba haciendo unas compras en Wichita Fall, Texas, cuando se percató de la sustracción de su Land Rover. Superado el shock inicial y desechada la opción de seguir insistiendo a unas autoridades policiales bastante pasotas, se percató de que su teléfono seguía a bordo y que gracias a Find My iPhone no iba a ser difícil encontrar a los responsables.

Habiéndose detenido éstos en una granja a varios kilómetros del origen, el rastreador volvió a llamar a la polícia, que pronto confirmó haber dado con el vehículo. Lo que no esperaba su dueño es que a los pocos minutos volvería a ser contactado: los cacos habían conseguido escapar tras un forcejeo y se requería de un nuevo seguimiento que éste terminó radiando en tiempo real a los agentes.

Al parecer el oficial responsable de la detención había esposado a los ladrones, que en un descuido consiguieron noquearle y darse a la fuga en el coche de marras.

Espectacular persecución posterior, al más puro estilo Hollywood, se consiguió cazar definitivamente a los escurridizos delincuentes. El policía se recupera en el hospital y el afectado ha recuperado coche y teléfono. Bendita tecnología de seguimiento…

Vía: NBC