En cuanto a monitores lo hemos visto todo, o casi todo. Desde los más grandes, los que más brillo tienen, los que más contraste ofrecen, los que más contraste y brillo combinan, el que tiene la tecnología más novedosa como panel… y sobre todo, el intento de crear la pantalla más delgada de todas.

Si tenemos que mirar entre todas las pantallas creadas para buscar las más delgadas, una de las que vencerían es sin duda la ya casi olvidad XEL-1 de Sony, aquella pantalla AMOLED de 11 pulgadas es realmente delgada y está a la venta. Pero ahora LG lanza una pantalla, el nuevo monitor LG E90 enfocada a usarse con ordenadores, que es tan delgada que roza lo ridículo.

La parte del panel es extremadamente delgada, de tecnología LED tiene un grosor de 7.2 milímetros. Sin duda es gracias a años de desarrollo de los paneles, por no hablar de que LG –bueno, LG-Display– es una de las mayores productoras de paneles LCD, LED, OLED y AMOLED del mundo junto a Samsung, su archienemigo. Pero lo que obtenemos es una pantalla de 21.5 pulgadas con un tiempo de respuesta de 2ms con un diseño aceptable pero que tiene un problema, lo único en lo que se ha avanzado es en el panel, ¿pero que pasa con el pie?

Quizá es quejarse por quejarse, ¿pero donde está el beneficio de tener una pantalla de ordenador extremadamente delgada cuando tiene un pie tan grande como un netbook? Es obvio que necesita un pie para sostenerse y para integrar todos los componentes necesarios de la pantalla, ya que simplemente lo que han hecho es mover todo lo que hay detrás de la pantalla a debajo de ella.

Se supone que debería estar disponible para estas navidades a la venta en Europa, ¡si la encuentras en alguna tienda nos avisas!

Vía: Microsiervos