Que el mercado de los netbooks se está desinflando es un secreto a voces del que venimos avisando desde hace tiempo. También hemos comentado en este mismo blog la relación directa que hay entre la caída de la demanda de netbooks y la popularización de las tabletas. No es algo que nos hayamos inventado nosotros, fuentes de la industria reconocen una fuerte caída de los netbooks a causa del empuje propiciado por la alta demanda de tabletas. Y no hay nada en el horizonte que indique que esta tendencia vaya a cambiar.

Por poner un ejemplo concreto, Asus ha tenido que rebajar el Eee PC de 10 pulgadas con procesador Intel Atom N450 hasta los 288 dólares (219 euros), mientras que el modelo con procesador de doble núcleo Intel Atom N550 ha caído hasta los 406 dólares (310 euros). Otros fabricantes destacados del sector de los netbooks, como son Toshiba, HP o MSI, han tenido que optar por la misma estrategia para no perder terreno.

Una buena medida que parece tener un cierto éxito es la de compensar la caída de precios con un aumento de las prestaciones de los netbooks, hasta el punto de acercarse mucho a computadoras portátiles normales en lo que a especificaciones se refiere (salvo por el tamaño, claro). Sin embargo, las previsiones no son nada halagüeñas y es poco probable que se siga utilizando esta estrategia durante mucho más tiempo. En DigiTimes especulan incluso con que algún fabricante relativamente pequeño, como MSI, podría arrojar la toalla y abandonar el sector de los netbooks, aunque es bastante prematuro aventurar una decisión de tal calibre.

En el otro extremo de la balanza están las tabletas, que están viviendo un año dorado con el éxito del iPad, el Galaxy Tab, y el resto de tabletas que están llegando al mercado en las últimas semanas. Se estima que al finalizar 2010 se habrán vendido nada menos que 20 millones de estos dispositivos, cifra que podría duplicarse el próximo año, en gran medida gracias a la avalancha de tabletas que está por llegar y a la más que probable evolución de los modelos más populares que hay actualmente en el mercado.

Vía: DigiTimes